TRADUCTOR-TRANSLATE

miércoles, 5 de septiembre de 2012

LA FUNCIÓN SACERDOTAL DEL PADRE CREYENTE ES PERDONAR Y ABSOLVER EL PECADO (Charles Elliott Newbold, Jr.)


Tomado de:
EN BUSCA DE PAPÁ
Llamando al Papá que hay en el hombre
Charles Elliott Newbold, Jr.


- La función sacerdotal es la de perdonar y absolver el pecado:
Si tenemos entendimiento, podremos llevar a nuestras familias al arrepentimiento y al perdón.
Jesús ha dado a todos los creyentes autoridad para perdonar y absolver los pecados 
de otros. Él dijo a Sus discípulos, “A quienes remitiereis los pecados, les son remitidos; 
y a quienes se los retuviereis, les son retenidos” (Juan 20:23). “Remitir pecados” 
significa conceder el perdón por una falta, una ofensa, o una herida; perdonar, excusar u 
ofrecer el perdón. “Retener” significa tener y mantener la posesión de uno, sostener, reservar.
La función sacerdotal es una función en la que pueden involucrarse todos los creyentes y es
especialmente poderosa para que los papás funcionen correctamente. No retenemos los
pecados de terceros por despecho o por una motivación injusta. El papá expresa y muestra el
corazón perdonador del Padre-Dios.
Un padre piadoso disciplinará a sus hijos conforme a la palabra de Dios. Como profeta, los
llamará al arrepentimiento y como sacerdote, los absolverá de sus pecados —todos, en el
nombre de Jesús. ¡Qué liberación tener a alguien en autoridad sobre nuestras vidas que
declare, “¡Tus pecados han sido perdonados!” Todos necesitamos ver más perdón expresado
en nuestras relaciones, especialmente dentro de la familia. Los papas dan el ejemplo.

- La función sacerdotal es interceder en oración:
Tener a una persona en autoridad orando por nosotros e intercediendo por nosotros, es algo
muy poderoso. “Confesaos vuestras ofensas unos a otros y orad unos por otros, para que 
seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho.” (Santiago 5:16). Dios
escucha y responde a la oración. No siempre nos da lo que Le pedimos pero cuando
nosotros estamos en contacto con el cielo, sabremos como orar conforme a Su voluntad,
para que Su voluntad sea hecha en la tierra, como lo es en el cielo.
Queremos depender más en Dios en oración y menos en nuestras propias fuerzas.

- La función sacerdotal es hablar las bendiciones de Dios:
Dios se pone en acción cuando el papá habla la bendición sobre su familia.
Necesitamos disciplinarnos a nosotros mismos en imponer las manos sobre los miembros de 
nuestra familia y pronunciar bendiciones sobre ellos.
Por medio de ello romperemos maldiciones, muchas de las cuales han pasado de una
generación a otra por causa de los pecados y las maldiciones de los padres.

- La función sacerdotal es romper el pan y derramar el vino de la comunión:
El pan y el vino celebran la vida, la crucifixión, la resurrección y la ascensión de nuestro
Señor y salvador Jesucristo. El papá , al actuar en estos varios aspectos del servicio (como
pastor, protector, médico, profeta y sacerdote), demuestra la vida de Jesús. Él está rompiendo
el pan de vida y derramando el vino de la vida centrada en su familia como el sacerdote de
su familia. Vincula a su familia, unos miembros con otros, junto en un cordón de tres dobleces
que no se rompe fácilmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario