TRADUCTOR-TRANSLATE

sábado, 28 de abril de 2012

LA OBRA DE LOS VENCEDORES: Permanecer en la Cruz para impartir vida.







En qué consiste la obra de los vencedores
 
(Josué 3:8,13,15-17; 4:10-11,15-18. 2ª Cor. 4:10-12)
 
Debemos notar, al examinar el principio de los vencedores, dos cosas: a) que cuando todo el cuerpo fracasa, Dios escoge a unos pocos relativamente para que representen a todo el cuerpo, y b) que Dios llama a estos pocos para que lleven a cabo su mandamiento, de manera que por medio de ellos Él pueda más adelante alcanzar a los muchos.

Cuando Dios escogió al pueblo de Israel lo llamó con el propósito de que todos ellos fuesen sacerdotes entre las naciones (Ex. 19:5-6), pero ellos adoraron el becerro de oro en el Monte Sinaí y le fallaron de una manera estrepitosa. Debido a esto, Dios escogió a los levitas, que guardaron su mandamiento para ser sus vencedores. A ellos les fue entregado el sacerdocio en lugar de los hijos de Israel (Ex. 32:15-29).

Cuando Dios obra, comienza por unos pocos y más adelante, por medio de estos pocos, obra en los muchos. Antes de poder salvar a los hijos de Israel, Dios salvó a Moisés, librando a Moisés de Egipto antes de librar a los israelitas de Egipto. Él se manifestó primeramente a David y a continuación libró a los israelitas de mano de los filisteos para que se convirtiesen en una gran nación. Se deben alcanzar los fines espirituales a través de medios espirituales también. Dios trató con Moisés y con David de tal manera que ellos no hicieran uso de la carne a la hora de ayudar a Dios a realizar su propósito.

Al principio, Dios se ganó a 12 personas, más adelante a 120, y de ese modo nació la Iglesia. El principio de los vencedores es la llamada de Dios a unos pocos, para que éstos realicen la obra que, a su vez, se convierte en bendición para muchos. Unos pocos son llamados para que muchos puedan recibir la vida, plantando Dios la cruz en el corazón de unos cuantos y haciendo que ellos acepten el principio de la cruz en el medio en que se desenvuelven, así como en sus hogares, permitiéndoles, de esa manera, derramar la vida sobre otras personas. Dios tiene necesidad de canales de vida para derramar, por medio de ellos, la vida a otros.

Ante la muerte para que otros vivan
Dios colocó a los sacerdotes ante la muerte con el propósito de que los hijos de Israel pudiesen encontrar el camino de la vida. Los sacerdotes fueron los primeros que se introdujeron en el agua y los últimos en salir de ella, actuando como los vencedores. Dios está buscando en la actualidad a un grupo de personas que, al igual que hicieron los antiguos sacerdotes, estén dispuestas a meterse en el agua, a pasar por la muerte, a aceptar la intervención de la cruz y colocarse frente a la muerte, a fin de poder abrir para la Iglesia una senda de vida. Dios los coloca en el lugar de la muerte con el propósito de dar la vida a otros, y los vencedores son, al mismo tiempo, los pioneros de Dios.

Los sacerdotes fueron capaces de realizar algo sólo por el hecho de que llevaban el Arca. Tenían que llevar el Arca y llegar al lecho del río. Nosotros debemos permitir que Cristo (el Arca, en este caso, viene a ser el símbolo de Cristo) sea el centro, vistiéndonos con los ropajes de Cristo y entrando en el agua. Los pies de los sacerdotes estuvieron sobre la orilla y dentro del río, y sobre sus hombros cargaron el Arca, y estando en la muerte, por así decirlo, elevaron a Cristo.

El lecho del río es el lugar de la muerte. No era cómodo, ni mucho menos, ni nada que fuese atractivo. No se podía reposar, ni sentarse, ni acostarse, sólo estar de pie. Si yo vivo dominado por mi mal genio, Cristo no puede vivir en otros, pero si me encuentro en el fondo del río, otras personas cruzarán el Jordán y obtendrán la victoria. La muerte obra en mí, pero la vida obra en otros. Si soy obediente hasta la muerte, la vida operará en los demás por su propia obediencia a Dios. La muerte de Cristo vivifica su vida en nosotros, pues sin muerte no puede haber vida.

Resultaba de lo más desesperante tener que llevar el Arca hasta el fondo del río, porque requería una gran diligencia, puesto que si se producía el menor descuido, Dios los destruiría. Ellos se encontraban en aquel lugar, contemplando cómo iban pasando uno tras otro los israelitas y se quedaron los últimos. Por lo tanto, el apóstol declaró lo siguiente: «Porque según pienso, Dios nos ha exhibido a nosotros los apóstoles como postreros … como la escoria del mundo, el desecho de todos» (1ª Corintios 4:9-13). Él deseaba que otros creyesen en el evangelio, pero sin sus cadenas (Hechos 26:29). Cada uno de nosotros deberíamos de preguntarnos: Lo que hago, ¿lo hago con el afán de adquirir fama, o prosperidad o para ganarme la simpatía de los demás? ¿O lo que busco es la vida de la Iglesia de Dios? Espero que todos podamos pronunciar la siguiente oración: «Oh Señor, permíteme morir para que otros puedan vivir». Dios dice claramente que esto no nos iba a resultar fácil; sin embargo, es el único camino por el cual se habrá de cumplir el Plan Eterno de Dios.

Permanecer en el fondo del río hasta que hubieran pasado todos los hijos de Dios, habla de cómo tampoco nosotros podemos escapar a la muerte hasta que no llegue por fin el Reino. Afortunadamente Josué (que viene a ser figura de Cristo) dio por fin el mandamiento: «Salid del Jordán». Nuestro Josué victorioso también habrá de llamarnos a que salgamos de las aguas de la muerte y eso señalará el comienzo del Reino.

Hay muchas personas que no son desobedientes, pero tampoco se puede decir de ellas que obedezcan a la perfección. En el caso de muchas personas, no se trata de no pagar un precio, sino más bien de pagar una suma insuficiente. En muchos casos no se trata de que la persona no gaste ningún dinero o de que no mande ningún soldado, sino que es más bien una entrega que no es absoluta (véase Lucas 14:25-35). Para llegar a Getsemaní hay que pasar por el Camino de la Cruz, y sin lo acontecido en ella nadie puede decir: «No sea como yo quiero, sino como tú» (Mateo 26:39). Son muchos los que aspiran a recibir el llamamiento de Abraham, pero aborrecen la consagración del monte Moriah.

¿Me lamento yo a causa de la vida tan fácil que lleva mi prójimo? Dios me coloca sobre el fondo del río para que sea su vencedor y permite que yo esté encadenado para que otros puedan oír las buenas nuevas. La muerte obra en mí, pero en los otros obra la vida y éste es el único canal de vida. La muerte de Jesús me llena a mí primeramente de vida y a continuación permite que esa vida fluya para alcanzar a los demás (2 Cor. 4:10-12).

¿Qué es lo que hace el vencedor? Se encuentra en la muerte de Cristo a fin de que otros puedan recibir la vida. Es necesario que antes de que podamos predicarles a otros experimentemos en nosotros mismos la Palabra de la Biblia, y esa luz de la verdad tiene que transformarse primeramente en luz en nosotros antes de que pueda transformarse en luz para los demás.

Dios hace que sus vencedores sean la verdad y la demuestren en sus propias vidas y entonces estén en condiciones de llevar a muchos a la obediencia de esta verdad. La verdad tiene que estar organizada en nosotros y llegar a convertirse en una parte de nuestro ser. Antes de que podamos hablarles a los demás acerca de la fe, la oración y la consagración, es preciso que nosotros mismos poseamos la experiencia de esa fe, de esa oración y de esa consagración. De otro modo, serán sencillamente palabras que carecen de todo significado. Dios nos hace pasar por la muerte para que otras personas puedan tener la vida y tenemos que experimentar toda suerte de sufrimientos y dolores antes de que pueda haber vida en los demás.

Con el fin de que podamos aprender la verdad respecto de Dios, es necesario, en primer lugar, colocarnos en el fondo del río. La Iglesia no puede cruzar a tierra firme, para poder alcanzar la victoria, debido a que hay una falta de sacerdotes que se encuentren sobre el fondo del río Jordán, pero todos aquellos que se encuentran en el fondo de este río son capaces de crear en otros un corazón que está buscando. Si una verdad se ha aferrado profundamente en mí, hará que otros se aproximen y busquen lo mismo. Muchas de las verdades de Dios están esperando arraigarse dentro de los hombres. Cuando permitimos que la verdad obre y se arraigue en nosotros, logramos que la estatura de Cristo crezca unos centímetros en nosotros. Los vencedores reciben vida de arriba para suplir al Cuerpo.


Nuestro propósito no es comunicar conocimiento, ni métodos bíblicos a los santos, sino ayudar a los que ya siguen al Señor y caminan en esta senda con el objeto de avanzar.

El verdadero ministerio se concibe en el vientre del sufrimiento, nace con fatiga y con dolor, y se mece en una cruz.

Ciertamente hay un camino solitario para los que buscan andar con Dios. Pero cuando andemos con el Señor, vamos a encontrar compañía en otros que también conocieron el rechazo y el sufrimiento cuando anduvieron con Dios, y aprendieron sus caminos

Ningún verdadero siervo del Señor debe permitir que sus pensamientos y emociones actúen independientemente. Cuando su hombre interior requiera liberación, el hombre exterior deberá proporcionarle un canal por el cual el espíritu pueda salir y llegar a otros. Si no hemos aprendido esta lección, nuestra efectividad en la obra del Señor será muy limitada.


“Señor, por el bien de la Iglesia, por el avance del evangelio, para que Tú tengas libertad de actuar y para que yo mismo pueda avanzar espiritualmente, me entrego a Ti total e incondicionalmente. Señor, con gusto y humildemente me pongo en Tus manos. Estoy dispuesto a que te expreses libremente por medio de mí”.


“Señor, doblega a la Iglesia para que salves al mundo”, 
Evan Roberts


¡Jesús es el Señor! - Jesus is Lord - Jesus ist der Herr - Yeshua adonai - Gesù è il Signore - Jésus est Seigneur - - – - - - - Jesus é o Senhor - Jesus är Herre



Literatura disponible en: 

Fuente: Pilar Medrano

sábado, 14 de abril de 2012

jueves, 12 de abril de 2012

Hemos dado a la banca 4.600.000.000.000 $, suficiente para acabar con el hambre 92 veces (ARCADI OLIVERES)



ARCADI OLIVERES "Hemos dado a la banca 4.600.000.000.000 $" - YouTube

NICK VUJICIC: El Hombre de Dios sin Brazos ni Piernas.

Marcos 9:23
Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree TODO LE ES POSIBLE.

VACUNA, ADMITEN INEFICACIA: los mayores brotes de tos ferina entre los niños ya vacunados


 

Durante varios años, NaturalNews ha sostenido que muchas vacunas que afirman prevenir en realidad causan enfermedades infecciosas. Vacunas contra el sarampión, por ejemplo, en realidad causan el sarampión. Y las vacunas contra la gripe en realidad aumentan la susceptibilidad a la gripe. (Véanse las fuentes de abajo.)
Ahora tenemos una admisión abierta precisamente en este punto.
Un nuevo estudio reportado por Reuters revela que los brotes de tos ferina son más altos entre los niños vacunados en comparación con niños no vacunados. Esto se basa en un estudio dirigido por el Dr. David Witt, un especialista en enfermedades infecciosas en el Centro Médico Kaiser Permanente en San Rafael, California.
A principios de 2010, un aumento en los casos apareció en el Kaiser Permanente en San Rafael, y se determinó pronto que se trataba de un brote de tos ferina – el más grande visto en California en más de 50 años. Witt había esperado para ver el centro de enfermedades cerca de los niños no vacunados, a sabiendas de que son más vulnerables a la enfermedad. “Comenzamos la disección de los datos. “Cuán sorprendente fue que la mayoría de los casos se dieron en niños vacunados. Eso fue lo que comenzó a capturar nuestra atención.”
En este mismo artículo también se admite que no ha sido probada la eficacia de estas vacunas a largo plazo:
“GSK no ha estudiado la duración de la protección de la vacuna después de la inyección que se coloca a los cuatro a seis años de edad, indicó el vocero. El Dr. Joel Ward de Los Angeles Biomedical Research Institute dijo que es importante para los padres inmunizar a sus hijos, a pesar de no proporcionar protección duradera contra la tos ferina”.
¿Eh? vamos a ver si lo entiendo:
• Las infecciones de tos ferina es más común entre los niños ya vacunados contra la tos ferina que en los niños no vacunados.
• Nunca ha sido probada la eficacia de las vacunas contra la tos ferina a largo plazo.
• Los médicos admiten abiertamente que la vacuna “no proporciona una protección duradera” contra la enfermedad.
• Sin embargo, ¡Los médicos y las autoridades gubernamentales sin dudarlo impulsan la vacuna de todos modos!
Eso es básicamente decir: “Sabemos que estas vacunas realmente no funcionan, pero todo el mundo debe vacunarse de todos modos.”

¿Brote de tos ferina? Demanda para que todos estén vacunados!

A pesar de que las vacunas contra la tos ferina en realidad causa un aumento en el riesgo de ser infectado con tos ferina, cada vez que se produce un brote de tos ferina, hay una loca carrera en la que todo el mundo grita, “¡Vacúnese! Vacúnese! Vacúnese!”
Por ejemplo, este insensato artículo en The Seattle Times representa el tipo de muerte cerebral observada a través del periodismo de los medios de comunicación: “La tos ferina se propaga rápidamente por el estado, urge vacunaciones”. ( http://seattletimes.nwsource.com/html/localnews/2017902210_whoopingco… )
Este insensato e irracional grito para las vacunaciones está totalmente en contradicción con la verdad científica, además de ser publicado una y otra vez con cero escepticismo y ningún cuestionamiento inteligente por parte de cualquier persona en los prostituidos principales medios de comunicación.
Resulta, que las vacunas contra la tos ferina no hacen nada para reducir la tasa de infecciones de tos ferina. Sin embargo, logra algo más importante aún para las grandes farmacéuticas. ¿Podrías adivinar qué es?.
Lo has adivinado: las vacunas contra la tos ferina mantienen la tos ferina en circulación! Las vacunas causan la misma enfermedad que afirman tratar, para que se vacunen más niños cuando se producen más brotes! Esto da lugar a un mayor número de personas que reclaman más vacunas, lo que provoca que se produzca aún más brotes de tos ferina, y este enfermizo ciclo especulativo de charlatanería de las vacunas se repite una y otra vez hasta que los niños son bombeados y llenos de vacunas inútiles, mientras que las compañías farmacéuticas hacen récords de ganancias y todos los padres viven en el miedo.
Las compañías farmacéuticas descubrieron hace mucho tiempo que la mejor manera de vender una vacuna que pretende tratar una enfermedad es asegurarse de que la vacuna contenga esa enfermedad. Por lo tanto, la propia vacunación se convierte en la vía hacia la re-infección y repetición del negocio.
¿Desea hacer dinero en la industria del cáncer? ¡Ponga virus de cáncer en las vacunas! Oops, Merck ya lo hizo, ¿no? He aquí una confesión por un científico de Merck exactamente de este punto:
http://www.naturalnews.com/033584_Dr_Maurice_Hilleman_SV40.html

Cómo los medios de comunicación están tratando de voltear estas impactantes revelaciones sobre el fracaso de las vacunas

Los medios de comunicación están intentando transformar esta revelación, por supuesto, alegando que la vacuna contra la tos ferina simplemente se “desgasta” o “se desvanece con el tiempo”. Mientras que solo es una admisión del fracaso total de la vacuna, en realidad es mucho peor: Los resultados muestran que los niños vacunados son más vulnerables a la infección que los niños no vacunados.
Prácticamente en ninguna parte en los medios informativos principales verá una admisión de que las vacunas de la de tos ferina se basan enteramente en un fraude científico porque sencillamente no funcionan. Esta sencilla verdad simplemente no está permitida imprimirse en cualquier lugar excepto en lugares como NaturalNews, donde no nos hemos vendido a los intereses corporativos de las grandes empresas farmacéuticas
El hecho de que incluso haya aparecido una insinuación de esto en Reuters es asombroso, y sospecho que sacarán su historia tan pronto como sea posible antes de que empiece a tener demasiada atención.
Según la piedra angular de la teoría de la vacunación, cuando su cuerpo está expuesto a un virus debilitado, se suministra y acumula los anticuerpos que siempre reconocerán el virus y defenderá su cuerpo contra él. ¿Le suena familiar? Ese es el cuento de hadas que les cuenta el médico a cada padre y niño de las vacunas, un lavado de cerebro.
El elemento clave de la historia es que se supone que su cuerpo mantendrá esos anticuerpos para siempre, ¿verdad? Al igual que si se obtiene la varicela una vez, nunca volverá a tenerla de nuevo porque su cuerpo es inmune a la varicela, ¿verdad?
Pero espere: Ahora dicen que las vacunas se desvanecen con el tiempo. De alguna manera tu cuerpo “se olvida” de los anticuerpos, por lo que necesita una vacuna de refuerzo, ¿qué más? (¿alguien repite las ventas?)
Así entonces, las vacunas realmente no activan a todos los anticuerpos de por vida, ¿no? Y si ese es el caso, entonces la mitología de la vacuna se desmorona. Que no haya anticuerpos de por vida significa que las vacunas realmente no hacen su trabajo con verdaderas infecciones (como la varicela). Algo no cuadra aquí, especialmente cuando figura que los niños vacunados son más susceptibles a futuras infecciones.

Los niños sanos son los niños no vacunados

¿Quiere encontrar a los niños más saludables en los Estados Unidos? Encuentra las familias que siguen estas reglas:
#1) Viven en pequeñas granjas y sus hijos jueguen en la tierra (tienen contacto con la naturaleza).
#2) Sus hijos son educados en casa.
#3) Ninguno de sus hijos han sido vacunados.
#4) Ellos beben la leche cruda y comen alimentos frescos de granja.
Se encuentran fácilmente, estos son las más saludables, los niños más inteligentes en los Estados Unidos! Ellos no tienen problemas con el autismo, las alergias, el cáncer o el TDAH. Son luminosos, sanos, sencillos y capaces de sobrevivir a una infección de la varicela.
Los niños menos saludables en América son niños vacunados que comen comida de las escuelas públicas (OMG) y nunca pasan tiempo en la naturaleza. Estos son los asmáticos, los diabéticos, los casos de TDAH, los que toman drogas psiquiátricas suicidas. Son vacunas dañadas o agotadas nutricionalmente y atraen los resfriados cada invierno, ¿sabe a qué me refiero?

Los medios de comunicación mienten sobre la efectividad de la vacuna (escrito por brain-dead journalists)

Los medios de comunicación, como puede ver, están tan lleno de mentiras acerca de las vacunas que a día de hoy son totalmente incapaces de reconocer la verdad. En el artículo de The Seattle Times mencionado anteriormente, por ejemplo, encontrará esta misteriosa frase en la historia: “Las vacunas contra la tos ferina en general están alrededor del 85 por ciento de efectividad …”
Y sin embargo, le apuesto veinte dólares a que no hay un solo periodista en todo el personal de The Seattle Times que entienda siquiera lo que significa ese número y de dónde procede. Probablemente piensan que significa que por cada 100 personas vacunadas contra la tos ferina, el 85 por ciento de ellos estarán completamente protegidos contra la enfermedad, incluso si están expuestos a ella. (Inserte aquí la risa …)
Pero no es nada de eso en absoluto. Este número simplemente ha sido creado. Se inventó a partir de las estadísticas relativas fabricadas en palmitas de distorsión de los ensayos clínicos financiados por compañías farmacéuticas. Es algo así como la de las CDC completamente inventadas, el número de “35.000 personas mueren cada año a consecuencia de la gripe aviar” — un insolente mantra de pura ficción que es repetido como si fuera un hecho en todos los periódicos del país. E incluso usted puede creer que el 85 por ciento, probablemente se deriva de algo más o menos esto: Por cada 1.000 niños en los Estados Unidos, sólo uno contrae la tos ferina, pero si esos 1.000 niños están vacunados (dice el estudio, financiado por la empresa), entonces sólo el 0,15 de cada 1.000 niños contraerán la tos ferina.
Por lo tanto, en otras palabras, usando estos números habría que vacunar a 1.000 niños con el fin de evitar al menos un niño de contraer la tos ferina – y mientras tanto, de esos 1.000 niños tal vez 10 o 20 de ellos sufran daños por la vacuna en otras formas muy graves, incluyendo el autismo.
Los periodistas de los principales medios de comunicación que trabajan para esos periódicos basura, simplemente no tienen ninguna capacidad real de ejercer el pensamiento crítico. Ellos no saben cómo leer los estudios científicos. Ellos no entienden de números. ¿Y sabes por qué? Porque han sido vacunados en exceso! Y las vacunas causan daño neurológico, por lo que la mayoría de las personas con muerte cerebral que encontrarás en el país están donde hacen cola cada año para recibir vacunas contra la gripe.
Cuando se trata de las vacunas, los periódicos tradicionales lo único que saben hacer es reformular comunicados de prensa corporativos y surtir de propaganda la vacuna, que termina por perjudicar, mutilar y a menudo matar a los niños más inocentes.
Es por eso que NaturalNews continúa diciendo la verdad sobre el fraude de la vacuna – porque salva vidas al proteger a los niños contra la mala ciencia y el periodismo estúpido.
Traducción: elnuevodespertar
Fuente: naturalnews.com

OVNI'S, otro "evangelio" de anticristos "salvadores" del Planeta (La Guerra Cósmica. por Mulato1978)


1- http://www.youtube.com/watch?v=PunhZIMKmck&feature=uploademail
2- http://www.youtube.com/watch?v=iTn3xbSxBQo&feature=uploademail
3- http://www.youtube.com/watch?feature=endscreen&NR=1&v=pT00awT-h0E
4- http://www.youtube.com/watch?v=c2mGktw9_s8&feature=uploademail (especialmente esclarecedor)
5- http://www.youtube.com/watch?v=fSGDdh9qYtg&feature=uploademail
6- http://www.youtube.com/watch?v=c13qAQJRGhk&feature=uploademail


jueves, 5 de abril de 2012

2012: LA GRAN TORMENTA QUE DESPERTARÁ A ZOROBABEL...


 2012-COMIENZA LA TORMENTA QUE HARÁ DESPERTAR EL ESPÍRITU 
A LA IGLESIA DURMIENTE 

El pasado 28 de marzo colgamos el artículo: "MENSAJE PROFÉTICO: 2012 año del Gobierno de Dios y de la Autoridad de Su Palabra" (http://txemarmesto.blogspot.com.es/2012/03/mensaje-profetico-2012-ano-del-gobierno.html; no dejes de leerlo-escucharlo). En dicho artículo hablaba de las palabras que el Señor me dio sobre como Dios iba a DESPERTAR particularmente a cierto ministro y ministerio (y a la Iglesia en general). Estas palabras son:

Hageo 1:14
despertó Jehová el espíritu de Zorobabel hijo de Salatiel, gobernador de Judá, y el espíritu de Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote, y el espíritu de todo el resto del pueblo; y vinieron y trabajaron en la casa de Jehová de los ejércitos, su Dios, 
Ester 4: 13-14
Entonces dijo Mardoqueo que respondiesen a Ester: No pienses que escaparás en la casa del rey más que cualquier otro judío. Porque si callas absolutamente en este tiempo, respiro y liberación vendrá de alguna otra parte para los judíos; mas tú y la casa de tu padre pereceréis. ¿Y quién sabe si para esta hora has llegado al reino?

Dios va a propinar un gran sacudón para despertar los espíritus de los Zorobabeles, de los Josués, del resto del pueblo, de los  Jonás... Creo que las palabras de ayer y de hoy de David Wilkerson, que leerás más abajo, nos dicen el método de despertamiento que Dios usará:  

Una Gran Tormenta


El remolón Jonás (la Iglesia) que duerme en la bodega del barco,  la iglesia que rehusó despertarse, por las buenas, con el beso del Príncipe de paz, será despertada, a las malas, por la convulsión de una Gran Tormenta, que arrasará la Casa dejando al descubierto sus cimientos de arena. (No dejes de leer estos enlaces, ¡te lo ruego!, Dios te gritará; yo mismo me acabo de asombrar al releerlos: http://txemarmesto.blogspot.com.es/2010/06/vacaciones-en-soledad-acompanada.htmlhttp://txemarmesto.blogspot.com.es/2011/01/el-ejercito-que-peleara-la-batalla.)



WEDNESDAY, APRIL 4, 2012

by David Wilkerson

[May 19, 1931 – April 27, 2011]
Cuando un niño dormido necesita ser despertado, un padre amoroso lo toma por sus hombros y delicadamente lo agita. Si el niño no se despierta inmediatamente, entonces la agitación es más firme. El padre insiste porque sabe que el niño sufrirá si no se despierta a tiempo.

Esto es precisamente lo que Dios está haciendo ahora mismo -tanto en América como en el mundo. Al principio, Él nos agitó gentilmente pero ahora su agitación ha llegado a ser más violenta porque Él no ha tenido éxito en despertarnos.

El Señor literalmente empezó a sacudir la tierra con sismos a finales de los ochenta. Un temblor en Armenia casi destruyó una provincia entera. Un sismo en Japón de casi 6.9 casi destruyó toda una ciudad. Posteriormente aconteció un temblor horrible en San Francisco, con unos subsecuentes en el área. Sismos golpearon constantemente la costa Oeste, desde el norte de California hasta San Diego, y hasta México.

Isaías profetiza que Dios un día se va a levantar y sacudirá a toda la tierra: “He aquí que Jehová devasta la tierra y la arrasa, trastorna su faz...todo gozo se ha apagado, la alegría se desterró de la tierra...Porque así será en medio de la tierra,en medio de los pueblos, como un olivo sacudido, como rebuscos después de la vendimia.” (Isaías 24:1, 11, 13). Dios va a sacurdir la tierra como si fuera un árbol de olivo - hasta que cada uno de sus frutos caiga.

Ezequiel dice que cuando la furia de Dios se levanta, Él agitará todo lo que pueda ser agitado: “que los peces del mar, las aves del cielo, las bestias del campo, toda serpiente que se arrastra sobre la tierra y todos los hombres que están sobre la faz de la tierra, temblarán ante mi presencia. Se desmoronarán los montes, los vallados caerán y todo muro se vendrá a tierra... Entonces seré engrandecido y santificado, y seré conocido ante los ojos de muchas naciones. Y sabrán que yo soy Jehová.” (Ezequiel 38:20 y 23).

El autor de Hebreos dice: “Su voz conmovió entonces la tierra, pero ahora ha prometido diciendo: «Una vez más conmoveré no solamente la tierra, sino también el cielo.» Y esta frase: «Una vez más», indica la remoción de las cosas movibles, como cosas hechas, para que queden las inconmovibles.” (Hebreos 12:26-27).
¡Dios va a agitar todo lo que esté a la vista para que Él sea revelado como el único poder inamovible!


THURSDAY, APRIL 5, 2012

by David Wilkerson

[May 19, 1931 – April 27, 2011]
“A cualquiera, pues, que me oye estas palabras y las pone en práctica, lo compararé a un hombre prudente que edificó su casa sobre la roca. Descendió la lluvia, vinieron ríos, soplaron vientos y golpearon contra aquella casa; pero no cayó, porque estaba cimentada sobre la roca. Pero a cualquiera que me oye estas palabras y no las practica, lo compararé a un hombre insensato que edificó su casa sobre la arena. Descendió la lluvia, vinieron ríos, soplaron vientos y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.” (Mateo 7:24-27).

Jesús nos está diciendo que únicamente las cosas establecidas en la roca sobrevivirán la tormenta venidera. Un hombre construyó su casa sobre la roca “...pero no cayó, porque estaba cimentada sobre la roca.” (versículo 25)

Los constructores de estas casas representan a dos tipos de cristianos en los últimos tiempos - los sabios y los negligentes. Ellos estarán construyendo dos clases de casas cuando la tormenta caiga.

Por un lado, nos motiva saber que existirá un cuerpo de creyentes que no caerán. Ellos serán capaces de pararse firmes ante ataques demoníacos provenientes del infierno cuando la tormenta golpee. Con esta parábola Jesús quiere que nosotros sepamos que una persona que construye sobre la roca sobrevivirá todo lo que está por venir.

Sin embargo, tristemente habrá otro grupo de cristianos, gente de la que Jesús dice, “y cayó, y fue grande su ruina” (ver versículo 27). Esto significa un total, completo y devastador colapso de todo. En este punto, usted puede estarse preguntando, “¿Qué significa exactamente “construir una casa”? Es importante saber que la casa a la que Jesús se está refiriendo es nuestro caminar con Él . Nosotros estamos construyendo el cimiento de conocer a Cristo, de comprender Sus caminos. Nosotros estamos construyendo sobre nuestra fe ciertas caracterísitcas que determinarán cómo reaccionamos bajo presión.


Creo que Dios más que hablar nos está gritando. Es hora de correr huyendo como Lot. ¡Escapa por tu vida!




miércoles, 4 de abril de 2012

Suministro de Vida: La calle de oro, el río de vida y el árbol de vida en nuestra experiencia.



ESTUDIO-VIDA DE APOCALIPSIS

MENSAJE SESENTA Y CINCO

LA NUEVA JERUSALEN
(7)

XVIII. SU CENTRO


Toda nación tiene un centro, y éste es su capital, su sede de gobierno. La Nueva Jerusalén también tiene un centro, que es el trono de nuestro Dios redentor, es decir, el trono de Dios y del Cordero (22:1).
Ya dimos a entender que en la primera sección de este libro (1:1—11:19) el centro es el trono de Dios, y en la segunda (12:1—22:21) es el templo de Dios. También examinamos la expresión “salió una gran voz del templo desde el trono” (16:17, véanse los mensajes cuarenta y nueve y cincuenta, páginas 552-554, 556-557, 559-560). Al final del libro de Apocalipsis, el trono de Dios está en el templo. Así que el trono y el templo se han hecho uno solo.
Nuestro Dios no sólo lleva a cabo Su administración en el trono ni sólo se expresa en el templo, sino que es el mismo Dios que está en el trono y en el templo expresándose en Su administración. Desde el trono Dios efectúa Su administración, y desde el templo El se expresa. El hecho de que el trono esté en el templo significa que la administración de Dios lo expresa a El. Dios lo administra todo con el fin de expresarse. En la eternidad futura el trono de Dios estará en el centro de la Nueva Jerusalén, y Su expresión se extenderá a la circunferencia. Por consiguiente, nuestro Dios es tanto el Dios que administra como el Dios que se expresa.

A. El trono de Dios y del Cordero

Apocalipsis 22:1 dice: “Y me mostró un río de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero, en medio de la calle”. El trono de Dios y del Cordero, un solo trono compartido por ambos, indica que Dios y el Cordero son uno solo, el Dios-Cordero, el Dios que redime, Dios el Redentor. En la eternidad el propio Dios que se sentará en el trono es nuestro Redentor, de cuyo trono brotará el río de agua de vida, que nos abastecerá y satisfará. Esto muestra cómo el Dios Triuno —Dios, el Cordero y el Espíritu—, representado por el agua de vida, se imparte en Sus redimidos bajo Su gobierno (implícito en la autoridad del trono) por la eternidad.
Observe que no hay dos tronos, uno para Dios y otro para el Cordero. Según los términos tradicionales usados en la cristiandad, la alusión a Dios y el Cordero, significa que hay dos personas distintas en el trono. ¿Cómo pueden sentarse Dios y el Cordero en el mismo trono? ¿Acaso están sentados el uno al lado del otro? En 21:23 encontramos un indicio de la respuesta correcta a estas preguntas. En este versículo Dios es comparado con la luz, y el Cordero con una lámpara. La luz y la lámpara no pueden separarse, y tampoco pueden estar la una junto a la otra. La luz brilla desde la lámpara. Por lo tanto, Dios, la luz, está en el Cordero, la lámpara. Dios y el Cordero no están sentados el uno al lado del otro, sino que el mismo Dios está en el Cordero como la lámpara y brilla en El.
Me gustaría oír lo que dirían los que se oponen a nosotros basándose en la enseñanza tradicional sobre la Trinidad, para explicar cómo es posible que Dios y el Cordero estén en el mismo trono. Es mejor no usar el término persona, pues al usarlo nos confundiríamos y no entenderíamos bien la Biblia de acuerdo con la palabra pura. La Biblia revela que Dios es la luz y que el Cordero es la lámpara. Puesto que la luz está en la lámpara, no son entidades separadas, sino una sola entidad con dos aspectos. Es muy difícil explicar la Trinidad con palabras humanas, debido a que simplemente no tenemos el vocabulario ni la terminología para expresarlo como es debido. Aunque no tenemos las palabras apropiadas, tenemos un cuadro donde Dios es la luz y Cristo, el Cordero, es la lámpara. El hecho de que los dos estén sentados en un solo trono indica que no son dos, sino uno solo.
El que está sentado en el trono es tanto el Dios que creó como el Cordero que redime. De modo que podemos llamarlo el Dios-Cordero, lo cual significa que es el Dios redentor, y El está en el trono llevando a cabo Su administración para poder impartirse en Sus redimidos.

B. En la cumbre de la montaña de oro

El trono que se halla en la Nueva Jerusalén está en la cumbre de la montaña de oro. La calle de la ciudad conduce al trono. El Señor Jesús vino a la tierra desde Su trono para introducir a Dios en el hombre. Este es el Dios Triuno que brota de Sí mismo para llegar a la humanidad. Cuando lo recibimos, fuimos bautizados en El. El bautismo es la verdadera entrada en el Dios Triuno (Mt. 28:19), y la entrada al Dios Triuno es el acceso inicial a la Nueva Jerusalén. Inmediatamente después que pasamos por las puertas de perla, nos encontramos en la calle de oro que nos guía hacia arriba, al trono de Dios.

C. Como el único origen del suministro de vida

El trono de Dios, situado en el centro de la Nueva Jerusalén, es la única fuente del suministro de vida. Por medio de Su administración Dios se imparte en nosotros como vida, como suministro de vida y como la gracia todo-inclusiva, eterna y absoluta. El se infunde en nosotros según Su administración. Por esta razón, hoy en la vida de iglesia existen la autoridad divina y el gobierno de la iglesia. Hay un gobierno divino en la vida de iglesia, el cual procede del trono de Dios. La autoridad divina que hay en la iglesia permite que Dios se infunda en nosotros como vida, como suministro de vida y como la gracia todo-suficiente. Sólo al someternos al gobierno y a la autoridad de Dios, podremos tomar parte en Su gracia todo-suficiente.

D. Tiene la autoridad divina de la Cabeza

El trono de Dios y del Cordero, que se halla en el centro de la Nueva Jerusalén, simboliza la autoridad de Dios, quien es la Cabeza en Cristo. El suministro de vida brota de dicha autoridad, y cuando lo disfrutamos, somos conducidos a someternos a ella. La corriente del agua de vida no solamente nos suministra la vida, sino que también nos trae la autoridad divina. En el fluir del agua de vida están el suministro de vida y la autoridad divina con la comunión en vida. Cuando participamos del suministro de vida, somos sometidos a la autoridad de Dios en la comunión de la vida.
Lamento mucho que algunos cristianos utilizan el libro Autoridad espiritual, escrito por el hermano Nee, para imponer la autoridad de ellos sobre los demás. Esta clase de autoridad la han apropiado, pero la autoridad genuina viene del trono de la administración de Dios, que está en el centro de la Nueva Jerusalén, mediante el deleite que tenemos del suministro de vida en la comunión de vida con Dios.

XIX. EL SUMINISTRO DE VIDA

A. El río de agua de vida

Examinemos cómo se imparte el Dios redentor, quien está en el trono, en todos Sus redimidos. Dios se infunde en nosotros por medio del río que procede del trono. De acuerdo con el versículo 1, este río es “un río de agua de vida”. El río, tipificado por los ríos de Génesis 2:10-14, Salmos 46:4 y Ezequiel 47:5-9, representa la abundancia de vida que hay en esta corriente. Es un solo río y fluye en cuatro direcciones en la ciudad santa, como los cuatro brazos del río mencionado en Génesis 2:10-14. Este río con sus riquezas viene a ser muchos ríos en nuestra experiencia, según se indica en Juan 7:38.
El agua de vida es un símbolo de Dios en Cristo como el Espíritu que fluye en Su pueblo redimido para ser su vida y su provisión de vida. Esto es tipificado por el agua que salió de la peña hendida (Ex. 17:6; Nm. 20:11) y es simbolizado por el agua que brotó del costado del Señor Jesucristo (Jn. 19:34). El agua de vida que aquí se menciona llega a ser un río que procede del trono de Dios y del Cordero para abastecer y llenar a la Nueva Jerusalén. Por lo tanto, la ciudad está llena de la vida divina y expresa a Dios en Su gloria de vida.
Examinemos más detalladamente el río. Génesis 2:10 dice: “Y salía del Edén un río para regar el huerto, y de allí se repartía en cuatro brazos”. Según este versículo, el río se divide en cuatro brazos para llegar a los cuatro ángulos de la tierra. Hay muchas más alusiones a este río en el Antiguo Testamento. En Salmos 46:4 dice: “Del río sus corrientes alegran la ciudad de Dios”. En Ezequiel 47 las aguas que salían de debajo del umbral de la casa se hicieron “un río que ... no [se] podía pasar, porque las aguas habían crecido de manera que el río no se podía pasar sino a nado” (v. 5). El versículo 9 del mismo capítulo dice que “toda alma viviente que nadare por dondequiera que entraren estos dos ríos, vivirá”.
Este río también se menciona en el Nuevo Testamento. Hablando de los hijos de Israel y de su peregrinaje en el desierto, 1 Corintios 10:4 dice: “Y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo”. Cuando los hijos de Israel murmuraron debido a su sed, Dios le dijo a Moisés que golpeara la peña y saldrían de ella aguas y bebería el pueblo (Ex. 17:1-6). Así lo hizo Moisés, y el Señor “sacó de la peña corrientes, e hizo descender aguas como ríos” (Sal. 78:16). El agua que brotó de la peña herida era un tipo del Espíritu vivificante. El Señor Jesús habló de este Espíritu en el Evangelio de Juan. En Juan 4:10 el Señor le dio a entender a la mujer samaritana que El le daría el agua de vida, y en el versículo 14 le dijo: “Mas el que beba del agua que Yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que Yo le daré será en él un manantial de agua que salte para vida eterna”. Además, en Juan 7:37-38 el Señor Jesús dice: “Si alguno tiene sed, venga a Mí y beba. El que cree en Mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva”. Aquí vemos que este único río se convierte en muchos. Los ríos de agua viva son los diferentes aspectos del fluir de vida que procede del único río de agua de vida, el cual es el Espíritu de Dios, el Espíritu de vida (véase Ro. 15:30; 1 Ts. 1:6; 2 Ts. 2:13; Gá. 5:22-23; Ro. 8:2). Así que, si queremos conocer el significado del río de agua de vida mencionado en 22:1, debemos remontarnos al origen y al desarrollo de este río a lo largo de las Escrituras.

1. Brota del trono del Dios-Cordero

Ya vimos que el río de agua de vida procede del trono del Dios-Cordero. Este río es sencillamente el Espíritu de Dios que fluye como Espíritu vivificante. En 22:1 vemos al Dios Triuno: Dios, el Cordero y el río. Dios el Padre es la fuente; el Cordero, el Hijo, es el Redentor; y el río es el Espíritu. Por lo tanto, tenemos al Padre como fuente, al Hijo como caudal y al Espíritu como fluir. De modo que en 22:1 vemos el fluir del Dios Triuno. Este es un cuadro del Dios Triuno que se imparte en nosotros. El fluye de Sí mismo y se infunde en Sus redimidos, lo cual proviene de Su trono administrativo. Esto significa que Dios se imparte basándose en Su administración. Lo anterior es válido hoy en la vida de iglesia. La impartición del suministro de vida y de la gracia abundante de Dios procede de Su trono administrativo. Finalmente, en la Nueva Jerusalén esta impartición llegará a todos los rincones de la ciudad, y ésta será llena, saturada e invadida del Dios Triuno. De este modo la ciudad expresará a Dios.
Cuando yo era joven, no podía entender Apocalipsis 22:1. Leía acerca de un trono y un río, pero no tenía idea del significado de estas cosas. En ese entonces no me daba cuenta de que el río era una espiral. Debido a que no veía nada, no entendía nada. Gradualmente, con la experiencia de más de cuarenta años, pude entender el significado del río de agua de vida que brota del trono del Dios redentor. A lo largo de mi experiencia vi que cada vez que obedecía a mi Dios redentor, tomando Su autoridad como mi Cabeza, inmediatamente sentía algo vivo fluyendo dentro de mí. Esto no era una enseñanza ni una interpretación, sino una experiencia. Un día pude decir: “Ahora entiendo Apocalipsis 22:1. Tengo un trono dentro de mí. Ya que me he sujetado a la autoridad de este trono, algo fluye dentro de mí”. El cuadro del río de agua de vida procedente del trono del Dios redentor nos muestra que debemos tomar a nuestro Dios redentor como nuestra Cabeza y autoridad, y tenemos que someternos a El. Si hacemos esto, Su trono es establecido en nuestro espíritu y en todo nuestro ser. Desde Su inconmovible trono fluye el Espíritu vivificante a nosotros. Este trono es el centro de la administración de Dios con Su autoridad, desde el cual El mismo se imparte en todos los redimidos llenándolos de El para poder expresarse.

2. Fluye en medio de su calle

El río de agua de vida fluye en medio de la calle de la Nueva Jerusalén. La calle de la ciudad santa es de oro (21:21), el cual representa la naturaleza divina. El río de agua de vida que corre en medio de la calle indica que la vida divina fluye en la naturaleza divina como el único medio por el cual viven diariamente los redimidos de Dios. Donde la vida divina fluye, allí está la naturaleza divina como el camino santo por el cual Su pueblo debe caminar; y donde se halla el camino santo de la naturaleza divina, ahí fluye la vida divina. La vida y la naturaleza divinas como camino santo siempre van juntas. Por consiguiente, el río de agua de vida está disponible a lo largo de este camino divino, y nosotros lo disfrutamos andando en él.

3. Resplandeciente como cristal

El versículo 1 también dice que el río de agua de vida es resplandeciente como cristal. El hecho de que el agua de vida sea transparente como cristal significa que no hay en ella nada opaco ni deslucido. Cuando el agua de vida fluye en nosotros, nos purifica y nos hace transparentes. Nada es más transparente que el fluir de vida que corre en nosotros. Supongamos que vamos de compras a una tienda. Cuando decimos “amén” a la regulación interna de la vida divina, no solamente somos fortalecidos, rociados y reconfortados, sino que también somos transparentes como el cristal. Uno tendrá lucidez no sólo con respecto a una cosa, sino prácticamente con respecto a todo.
Cuanto más fluya en uno el agua de vida, más limpiará las cosas que nublan nuestra visión. Ella nos da una visión interior clara, y hace que nuestro ser, nuestra condición y todo lo relacionado con nosotros sea transparente como cristal. A muchos cristianos se les ha dicho que pueden conocer la voluntad de Dios leyendo las Escrituras. Anteriormente yo trataba de saber cuál era la voluntad de Dios por ese método; sin embargo, cuanto más leía las Escrituras más ciego quedaba debido a que al leer la Biblia yo ejercitaba mi intelecto para analizar lo que ella decía o lo que me ordenaba. Muchos de nosotros hemos tenido esta experiencia. Cuanto más analizamos la Biblia más ciegos quedamos. En vez de tratar de conocer la voluntad de Dios analizando las Escrituras, debemos decir: “Señor Jesús, te amo y me sujeto a Tu autoridad. Señor establece Tu trono en todo mi ser”. Si uno hace esto, inmediatamente disfrutará el fluir interno, y dicho fluir hará que uno sea claro como el cristal en la vida divina. Todo lo relacionado con usted, su situación y su condición se hará transparente. Nuestra experiencia da testimonio de que esto es cierto.
Muchos jóvenes se preocupan mucho con el asunto del matrimonio y desean conocer la voluntad del Señor al respecto. Primero oran y le piden al Señor que les muestre la persona que El ha preparado para que sea su cónyuge. Luego, vienen a los ancianos para tener comunión. Estos tal vez les den una serie de principios acerca de la compatibilidad en edad, educación, raza, historia familiar, personalidad y crecimiento espiritual. Hace más de cuarenta años yo era un experto en dar consejos basándome en estos principios. Siempre que un joven me consultaba en cuanto al matrimonio le traía estos asuntos para que los tuviera en cuenta. Si él era del norte le aconsejaba que no se casara con una persona del sur, debido a las diferencias que había entre ellos. Además, le recomendaba que se casase con una persona que tuviera un carácter compatible con el suyo. Si él tenía un carácter más o menos impaciente, le aconsejaba no casarse con una hermana de temperamento calmado. Yo solía ser bastante convincente, y los jóvenes estaban de acuerdo conmigo. Sin embargo, en la práctica, descubríamos que simplemente analizar la cuestión según estos principios no producía resultados. Cuanto más analizábamos el caso de acuerdo con la edad, la educación, la raza, el carácter y la espiritualidad, más ciegos quedábamos. Después de algunos años, el Señor me mostró que la manera de conocer Su voluntad acerca del matrimonio no es analizar, sino simplemente sujetarse obedientemente a Su autoridad y dejar que Su fluir corra en uno. Cuanto más activo esté Su fluir, más lúcido llegará uno a estar. Todos debemos sujetarnos al Señor y andar en el camino de oro de la naturaleza divina. Hay un solo camino, la calle de oro. Debemos someternos a la autoridad de Cristo y decir: “Señor Jesús, Tú eres mi Cabeza y mi Soberano. Señor, me someto a Ti”. ¡Qué fluir habrá cuando hagamos esto, y qué gran suministro interno recibiremos! Inmediatamente este fluir nos hace lúcidos, y nos da certeza con respecto a la voluntad del Señor. Cuando hacemos esto, podemos decir: “No hay vendas que cubran mis ojos. Todos los velos ha sido quitados, veo claramente. Ante mis ojos la situación es clara y diáfana como el cristal”. Esto no es una enseñanza, sino una experiencia. Solamente en la experiencia puede uno entender esto.

4. Absolutamente gratuita

El agua del río de vida es totalmente gratuita (22:17; 21:6) No tiene uno que pagar nada para beberla. El agua de vida es gratuita, pero sólo está disponible en el camino divino; no se halla en ninguna otra parte. Por lo tanto, tenemos que andar por el camino divino a fin de participar del agua de vida. Aunque no es necesario pagar por el agua de vida, sí se requiere que uno ande en la calle de oro para obtenerla. De manera que todo el que desee recibir este regalo de agua de vida tiene que arrepentirse, lo cual significa cambiar de forma de pensar, cambiar de conceptos en cuanto a la vida. Aun los cristianos necesitan tener un cambio de idea en cuanto a su modo de vivir. Debemos volvernos de todo lo que no sea la calle de oro y regresar a ella. Este es el verdadero significado del arrepentimiento. Después de habernos vuelto a la calle de oro, podemos tomar del agua de la vida gratuitamente. Todos podemos testificar por experiencia propia que esto es así.

B. El árbol de la vida

El versículo 2 dice: “Y a uno y otro lado del río, estaba el árbol de la vida”. Ya que el árbol de la vida crece en los dos lados del río se entiende que es una vid que se extiende a lo largo del río de agua de vida para que el pueblo de Dios lo reciba y disfrute. Esto cumple, por la eternidad, lo que Dios se propuso desde el principio (Gn. 2:9). El acceso al árbol de la vida fue cerrado al hombre debido a que éste cayó (Gn. 3:22-24), pero se abrió a los creyentes por la redención efectuada por Cristo (He. 10:19-20). Ahora disfrutamos a Cristo como el árbol de la vida, lo cual es la porción común a todos los creyentes (Jn. 6:35, 57). En el reino milenario, los creyentes que venzan disfrutarán como recompensa a Cristo, el árbol de la vida (2:7). Finalmente, en el cielo nuevo y la tierra nueva, por toda la eternidad, todos los redimidos de Dios disfrutarán a Cristo como el árbol de la vida, el cual será su porción eterna (22:14, 19).

1. Cristo como el suministro de vida

El árbol de vida es Cristo como nuestro suministro de vida. Primero Cristo es el Cordero de Dios que efectúa la redención (Jn 1:29), y luego, el árbol de la vida que nos da el suministro de vida (Jn. 6:35). Por la redención Cristo puede impartirse en nosotros como suministro de vida. El no es solamente el Cordero de Dios, sino también el árbol de la vida.

2. Crece a los dos lados del río de vida

El árbol de la vida crece a los dos lados del río de vida; o sea que no crece hacia arriba, sino que se extiende como una vid. Es por eso que está disponible a lo largo del río de agua de vida. Cristo, el árbol de la vida, es el suministro que está disponible a lo largo del fluir del Espíritu como el agua de vida. Donde el Espíritu fluye, allí se encuentra el suministro de vida de Cristo. Todo esto se halla dentro de la naturaleza divina como nuestro camino santo y con ella, representada por la calle. Es tanto el suministro de la ciudad santa como la manera en que la ciudad es abastecida.
Pasaron muchos años antes de que yo entendiera tres cosas que se mencionan en los versículos 1 y 2: la calle, el río y el árbol de la vida. En medio de la calle está el río; así que la calle automáticamente constituye las dos riberas de este río. El árbol de la vida crece como una vid en las riberas del río. Solamente cuando tuve la experiencia correspondiente pude entender estas cosas. La calle, el río, y el árbol están relacionados entre sí. Después de que uno entra a la calle de oro por la puerta de perla, inmediatamente se ve frente a la corriente del río. A lo largo del fluir del agua de vida se extiende el árbol de la vida. Este es un cuadro bastante claro.
Apliquemos ahora este cuadro a nuestra vida diaria. Supongamos que una hermana va de compras a una tienda. Antes de entrar, la naturaleza divina, la calle interna, comienza a regularla. No hay palabras, sólo una guía interna. La hermana entra a la tienda y escoge cierto artículo. Esta guía interna le dice: “No lo compres”, pero ella se excusa diciendo que está bien adquirir el artículo esta vez y que no lo volverá a hacer. Sin embargo, desde ese momento el fluir interior se interrumpe. Cuando la hermana regresa a casa, se da cuenta de que no puede orar. Aunque trata de abrir su boca y decir algo al Señor, no le sale nada de su interior. Este es un ejemplo negativo de lo que ocurre cuando no dejamos que la naturaleza divina, que está en nosotros, nos guíe.
Examinemos ahora un ejemplo positivo. Supongamos que cuando la guía interna le dice a esta hermana que no compre el artículo, ella le dice: “Amén, Señor, amén”. Inmediatamente se encuentra caminando en la calle de oro, y al mismo tiempo siente que el fluir interno se intensifica y es fortalecido y le trae el rico suministro de vida. Es así como disfrutamos del árbol de la vida. Después de esto, ella probablemente no tendrá deseos de quedarse en la tienda, y al salir de allí, es posible que sienta deseos de cantar o de gritar aleluya. Esto es lo que significa caminar por la calle de oro, participar del fluir del río y disfrutar de todas las riquezas del árbol de la vida.
Es difícil entender lo que son la calle de oro, el agua de vida y el árbol de la vida si nos acercamos a ellos desde un punto de vista doctrinal, pero si examinamos nuestra experiencia, es fácil entenderlo. Cuando sujetamos todo nuestro ser a la autoridad del Dios redentor, Su trono es establecido en nosotros. Desde este trono fluye el río de vida en medio de la calle de oro, y a lo largo de este fluir se extiende el árbol de la vida, el cual es una vid que crece a lo largo del río como nuestro rico suministro de vida. El trono está allí, esperando que nosotros nos sujetemos en obediencia a la autoridad del Dios redentor. Tan pronto como nos sometemos a Su autoridad, el Espíritu vivificante fluye en nosotros, y nos hallamos en la calle de oro. Mientras caminamos a lo largo de la calle de oro, sentimos que el fluir interno del Espíritu vivificante es maravilloso, refrescante, nos abastece y satisface. Se requerirían muchas palabras para describir adecuadamente este fluir. A lo largo de esta corriente se hallan las riquezas del árbol de la vida que crece junto al río. Esto significa que donde está el caudal del río, allí está el suministro del árbol de la vida. En mi experiencia tengo un trono, el fluir del agua de vida, y Cristo como árbol de la vida crece en mí de una manera práctica. Este no es un entendimiento doctrinal, sino un asunto exclusivamente de experiencia en vida.



3. Produce doce frutos

El versículo 2 también dice que el árbol de la vida da cada mes un fruto diferente. Los frutos del árbol de la vida serán el alimento de los redimidos de Dios por la eternidad. Siempre estarán frescos, pues son producidos cada mes, doce frutos cada año.
El hecho de que haya doce frutos indica que el fruto del árbol de la vida es rico y suficiente para cumplir la administración eterna de Dios. Recuerde que el número doce significa cumplimiento en la administración de la economía eterna de Dios. Por consiguiente, los doce frutos tienen como fin el eterno cumplimiento de la administración para la economía de Dios.
“Cada mes” indica que en el cielo nuevo y la tierra nueva la luna continuará demarcando los doce meses. El sol también seguirá determinando la división del día y la noche en períodos de doce horas. El número que representa a la iglesia es siete, lo cual indica que en la dispensación actual Dios es agregado al hombre, Su criatura; sin embargo, el doce es el número de la Nueva Jerusalén, lo cual indica que Dios se ha mezclado con el hombre en Su administración eterna. En la Nueva Jerusalén hay doce cimientos con los nombres de los doce apóstoles; doce puertas, que son las doce perlas que llevan los nombres de las doce tribus; y doce frutos del árbol de la vida. En cuanto a espacio, la ciudad mide doce mil estadios; o sea, mil multiplicado por doce, en cada una de las tres dimensiones. Su muro mide ciento cuarenta y cuatro codos, lo cual es doce multiplicado por doce. En cuanto a tiempo, en el cielo nuevo y la tierra nueva, hay doce meses en cada año, doce horas en el día y doce en la noche.

4. Disfrutado por todos
los redimidos de Dios

Todos los redimidos de Dios disfrutarán del árbol de la vida por la eternidad (22:14). El deleite que tendremos del árbol de la vida tiene como fin la administración de Dios. El nos redimió para que disfrutemos el árbol de la vida, lo cual tiene como fin la administración de Su economía eterna.

5. Las hojas del árbol
traen sanidad a las naciones

El versículo 2 también dice: “Y las hojas del árbol son para la sanidad de las naciones”. En la Biblia las hojas representan las acciones de los hombres (Gn. 3:7). Según el relato de la Biblia, la primera vez que el hombre usó hojas lo hizo para cubrirse. Las hojas del árbol de la vida representan las acciones de Cristo. Los creyentes regenerados comen del fruto del árbol de la vida, recibiendo a Cristo como vida y como suministro interno de vida a fin de disfrutar la vida divina por la eternidad; mientras que las naciones restauradas son sanadas por las hojas del árbol de la vida, tomando las acciones de Cristo como su guía y norma externa, a fin de tener una vida humana perpetua. Cuando las naciones observan la manera en que el Señor Jesús obra y actúa, los hechos de El se convierten en sanidad para ellos, y esta sanidad preserva su vida humana para siempre.

XX. SU REINADO

Quienes están en la Nueva Jerusalén “reinarán por los siglos de los siglos” (22:5). La Nueva Jerusalén reinará sobre las naciones que estarán bajo su resplandor. Apocalipsis 21:24 dice: “Y las naciones andarán a la luz de ella”. Al final de esta era una gran parte de los habitantes morirá al sonar de la sexta y la séptima trompetas. El resto será juzgado por Cristo en el trono de Su gloria cuando regrese a la tierra. Los condenados, los “cabritos”, serán maldecidos a perecer en el lago de fuego, mientras que los justificados, las “ovejas”, tendrán la bienaventuranza de heredar el reino preparados para ellos desde la fundación del mundo (Mt. 25:31-46). Ellos no serán salvos ni regenerados como los creyentes del Nuevo Testamento; solamente serán restaurados al estado original del hombre cuando fue creado por Dios. Ellos serán las naciones, o sea, los ciudadanos, durante el reino milenario, en el cual los creyentes vencedores serán reyes (20:4, 6), y el remanente salvo de Israel será los sacerdotes (Zac. 8:20-23). Después del reino milenario, algunas de estas naciones, engañadas por el diablo, se rebelarán contra el Señor, y descenderá fuego del cielo y las consumirá (20:7-9). Las demás serán trasladadas a la tierra nueva como las naciones, vivirán alrededor de la Nueva Jerusalén y andarán en su luz. Ellos serán el pueblo mencionado en 21:3-4. Ellos, siendo hombres creados mas no regenerados, serán preservados y vivirán para siempre en su condición de seres creados, mediante la sanidad proporcionada por las hojas del árbol de la vida. Ni siquiera para ellos habrá muerte (21:4). Por estar ante el resplandor que dará la Nueva Jerusalén con la gloria divina, tampoco estarán en oscuridad.
Apocalipsis 21:24 también dice que “los reyes de la tierra traerán su gloria a ella”. Los reyes de la tierra a los que aquí se alude, son los reyes de las naciones que estarán en la tierra nueva. Los santos redimidos y regenerados reinarán sobre estos reyes (22:5), y Cristo será el Rey de reyes por la eternidad. La gloria de las naciones será sus riquezas (Gn. 31:1, 16; Est. 1:4), y su honor será su valiosa condición y su digna posición.