TRADUCTOR-TRANSLATE

miércoles, 12 de septiembre de 2012

JEZABEL SE SIENTA COMO UNA REINA (Charles E. Newbold Jr. – El Sistema de la Iglesia Ramera)



El gobierno de la mente carnal 
es la cautividad Babilónica de la iglesia
Los Nicolaítas son los porteros
Jezabel, trás la escena, gobierna
Ella es una tarántula viuda negra que 
teje su red de seducción y engaño 
para atrapar a todos los que pueda.




Capítulo 11 
SE SIENTA COMO UNA REINA

El espíritu de Jezabel busca asentarse como una reina. La Jezabel de Acab gobernaba furtivamente. Era el poder que había detrás del trono. El espíritu de Jezabel ha estado actuando históricamente a hurtadillas, pero el Espíritu Santo revela que ella se colocará de hecho abiertamente sobre el trono como hizo Atalía. “Cuanto ella se ha glorificado y ha vivido en deleites, tanto dadle de tormento y llanto. Porque dice en su corazón: Yo estoy sentada como reina, no soy viuda y no veré llanto.” Apocalipsis 18:7.Ya está sucediendo no solo en la iglesia, sino en todas las áreas de la vida; se sentará como reina antes del final de los tiempos.

El Espíritu de Jezabel rechaza la autoridad del hombre. Está empujada a usurpar la cabeza de su marido—haciéndose cargo de lo que Dios ha encargado solo a él. Contesta por él, toma decisiones por él, y le manipula para sacar sus planes. Usa el sexo, el llanto, las caras largas, la confabulación, la auto-compasión, y la amenaza para lograr lo que ella quiere. Esto está vívidamente ilustrado en el siguiente capítulo sobre Nabot.

El espíritu de Jezabel quiere más que ninguna otra cosa, gobernar en las iglesias y gobernar sobre los escogidos de Dios. Ella apunta al liderazgo cuando puede. Los ancianos de una pequeña ciudad se reunían, oraban y estaban de acuerdo unos con otros en cuando a la dirección hacia la que creían que el Señor les estaba guiando. La siguiente ocasión en que se reunieron, el anciano Juan había cambiado de postura. ¿Por qué? Había ido a casa, lo había hablado con su esposa y al no encajar en sus planes, ella le persuadió para cambiar de opinión. Ella gobernaba sobre él; por tanto, ella controlaba casi todo lo que sucedía en esta comunidad a través de él. Él era un Acab y ella una Jezabel.

Jezabel es movida por ambición y se caracteriza por ser la cabeza de la mujer. El espíritu Santo estableció el orden de Dios para la cabeza a través de Pablo. El escribió: “Pero quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios, la cabeza de Cristo.” 1ª Cor. 11:3.

El principio de dirección no es una cuestión de ciudadanía o de grandeza. Ciertamente, tampoco favorece el comportamiento abusivo por parte del marido ni obediencia ciega por parte de la esposa. Es un asunto de jurisdicción. Es la responsabilidad de todo varón ante su Cabeza, Cristo, de amar y cubrir a su esposa adecuadamente. El entrenador Bill McCartney habló profundamente en el programa de televisión NBC Today Show, el día 19 de Noviembre de 1997, diciendo: “El llamado de todo varón es llevar a su esposa al esplendor”. Un hombre piadoso será un verdadero pastor sobre su casa. Dirigirá, alimentará, sanará y los atenderá.

Las mujeres que usurpan la cobertura de sus cabezas, se abren a sí mismas a espíritus engañadores. 1ª Cor. 11:10. Las mujeres que se convierten en “el poder detrás del trono” o que de alguna manera comienzan a ejercer autoridad sobre sus maridos, se abren a sí mismas a un espíritu de Jezabel. 1ª Cor. 2:12-14. La cabeza o dirección de la mujer está fuera de orden y es peligrosa. Hará extraviar a los siervos de Dios.

Las iglesias establecidas en Babilonia están potenciadas por las influencias secretas de los espíritus de Jezabel, y los Acabs son peones en sus manos. Estos espíritus estarán disponibles y funcionando cuando este sistema de la iglesia ramera esté en su sitio. Este sistema idólatra de adoración al ego, atrae demonios como moscas a una merienda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario