TRADUCTOR-TRANSLATE

miércoles, 5 de septiembre de 2012

SIÓN (el remanente, la esposa) versus BABILONIA (el sistema de las rameras), por Charles Elliott Newbold, Jr.



Sión se refiere al genuino cuerpo de Cristo, la esposa, la ekklesia; Babilonia se refiere al falso sistema de iglesia de las tradiciones de los hombres y religiones. (Ekklesia es la palabra griega en el Nuevo Testamento que ha sido mal traducida como  “iglesia” –church en inglés- en la mayoría de las versiones inglesas, y que literalmente significa “los  llamados fuera”).

Sión es un pueblo—el pueblo de Dios; Babilonia es una Cosa- instituciones de iglesia y sistemas.

Sión es un organismo vivo; Babilonia se caracteriza por instituciones y sistemas.

Sión consiste en un pueblo (libre) que ha nacido (y vive) en ella. Babilonia consiste en un pueblo (esclavo) que se ha unido a ella, o ha sido escogidos para ella (pero no son de ella)

Sión es un pueblo que es llamado por el nombre de Jesús. Babilonia es un pueblo que es llamado por muchos nombres diferentes que representan divisiones dentro de este sistema de iglesia babilónico: bautista, católico, carismático, episcopal, luterano, metodista, presbiteriano, pentecostal, y todos los demás.

Sión está centrado en Jesús. Babilonia está centrada en sí misma.

Sión vive por el Espíritu. Babilonia vive por y para la carne.

Sión es celestial, Babilonia es terrenal.

Sión es gracia; Babilonia es ley.

Sión es vida; Babilonia es muerte.

Sión es existir (ser); Babilonia es hacer.

Sión es descanso; Babilonia es obras (agotamiento).

Sión es luz; Babilonia es oscuridad.

Sión es humildad; Babilonia está llena de orgullo, arrogancia y altivez.

Sión es libertad en Cristo, Babilonia es cautiverio de la carne.

Sión es el Reino de Dios. Babilonia es los reinos de los hombres.

Sión tiene a Jesucristo como su cabeza; Babilonia ha elegido o nombrado a hombres como sus cabezas.

Sión es un pueblo guiado por el Espíritu. Babilonia es guiada por reglas y normas hechas por los hombres.

Sión es sensible al Espíritu, Babilonia agrada (es sensible) al hombre.

Sión es obediente al Espíritu Santo. Babilonia es trabajo duro de iglesia.

Sión logra sus cosas en el poder del Espíritu Santo (Zac. 4:6); Babilonia intenta lograr cosas en su propia fuerza.

Sión tiene su autoridad en la Palabra de Dios; Babilonia pone su autoridad en doctrinas hechas por hombres.

Sión es un cuerpo en Cristo Jesús como Señor; Babilonia es sectaria y divisiva, consistiendo en muchas divisiones de personas.

Sión adora en espíritu y en verdad; Babilonia programa la alabanza.

Sión predica a Cristo y a El crucificado. Babilonia proclama denominaciones, doctrinas, herencias, tradiciones, credos, posturas personales y opiniones.

Sión es el sacerdocio de todos los creyentes; Babilonia es el sistema (nicolaita) del clero. El clero son aquellos que quieren diferenciar entre ellos y los demás.

Sión responde a Dios como la autoridad suprema. Babilonia responde a los hombres y a sus instituciones como la autoridad.

Sión obtiene revelación. Babilonia depende de imaginación (planes).

Sión conforma al pueblo a la imagen de Jesús. Babilonia conforma al pueblo a su propia imagen.

Sión disminuye para que Cristo crezca. Babilonia crece para sí en poder, posición, riquezas y dominio.

Sión calcula el costo; Babilonia cuenta el dinero.

Sión pone su vida; Babilonia se preserva y se protege.

Sión espera en Dios para producir lo que Él quiera en Su tiempo; Babilonia hace esquemas, organiza y promociona ejecutar su propio plan a su manera y en su tiempo.

Sión busca al Señor de todo corazón para ser poseída por Él; Babilonia va tras cosas y personas para poseerlos.

Sión es la ciudad de y para Dios; Babilonia busca construir una ciudad, una torre, y un nombre para sí. Gen. 11:4.

Sión anhela reunirse con Jesús; Babilonia busca con pasión reunir personas para sí.

(Lo escrito en letra color azul ha sido añadido)

Tomado de:
EL SISTEMA DE LA RAMERA
“Salid de ella, Pueblo mío”
Charles Elliott Newbold, Jr.

No hay comentarios:

Publicar un comentario