TRADUCTOR-TRANSLATE

martes, 3 de julio de 2012

LA CRISTIANDAD DENOMINACIONAL ES LA BABILONIA DE APOCALIPSIS 17 (E.V. Génesis, Witness Lee)






(El cartel publicitario que fue usado como promoción de la Europa Unida. Conviene notar que reza "Europa: Muchas lenguas una voz"; que aparecen las estrellas como pentagramas invertidos, que ellos mismos incluyen la Torre de Babel y que el Parlamento Europeo en forma de torre inacabada, imita la inacabada torre de Babel. Europa pública, pero subreticiamente,  se identifica con el mismo propósito que movió a los antiguos constructores. Gracias a Dios la construcción de esta Nueva Babel será abortada, como entonces, porque Jesús mismo vendrá y la destruirá).



ESTUDIO-VIDA DE GENESIS

MENSAJE TREINTA Y SEIS

LA CUARTA CAIDA DEL HOMBRE

F. La cuarta caída


NOTA: Fotos, leyendas en azul y resaltados no son originales del autor del estudio.
...

¿LADRILLOS O PIEDRAS? ¿LABORAR O DESCANSAR EN DIOS?

2. El proceso

a. Conspiran para rebelarse contra Dios

Consideremos ahora el proceso o procedimiento de esta rebelión. En esta rebelión hubo una conspiración (11:3). Bajo la instigación de Satanás, los hombres se unieron para conspirar y rebelarse contra Dios. La rebelión contra Dios es instigada por Satanás y siempre empieza con una conspiración. En el transcurso de las generaciones, a menudo esta conspiración contra Dios se ha producido en la humanidad. La primera fue en Babel. Este fue el comienzo de la rebelión de los hombres contra Dios. Bajo la instigación de Satanás, el hombre decidió colectivamente abandonar a Dios y rebelarse en contra de El.

b. Hacen ladrillos de la tierra con la labor humana

¿Qué hicieron los hombres al conspirar y rebelarse contra Dios? Hicieron ladrillos y los cocieron a fuego (v. 3). Aparentemente, es una historia sencilla, y hasta los niños la conocen. No obstante, su significado es profundo.
Según la revelación bíblica en su totalidad, el edificio de Dios jamás fue hecho con ladrillos. El edificio de Dios está hecho de piedras. Finalmente, la Nueva Jerusalén estará construida con piedras preciosas (Ap. 21:18-20). Las piedras difieren de los ladrillos. Las piedras son hechas por Dios, y los ladrillos por los hombres. Las piedras preciosas no sólo son hechas por Dios, sino también transformadas por El. Los ladrillos son hechos por los hombres usando barro. En Babel, el hombre quemaba el barro, el lodo, y lo convertía en ladrillos para construir una ciudad y una torre. Faraón también construyó sus ciudades de almacenaje con ladrillos (Ex. 1:11, 14a). Ahora debemos usar una alegoría para explicar este pasaje de la Palabra santa a fin de ver lo que significa esta historia.
Según el relato bíblico, la tierra fue creada para el desarrollo de la vida (1:11). El crecimiento de la vida requiere ciertos elementos. La tierra tiene todos los elementos necesarios para producir vida. Incluso crecemos físicamente con los elementos contenidos en la tierra. La carne, las verduras y los cereales que comemos provienen de la tierra. Todos los elementos que nutren y hacen crecer en estos productos provienen de la tierra. Por tanto, la tierra contiene los elementos necesarios para el desarrollo de la vida. ¿Qué significa hacer ladrillos? Consiste en matar y quemar todo elemento terrenal que produzca vida, por causa de la edificación del hombre. Si usted entiende eso, verá que hoy en día, toda sociedad y toda cultura humana quema la tierra para hacer ladrillos. Por ejemplo, las escuelas matan el elemento que produce vida, y lo queman a fin de hacer ladrillos.
En tipología, la tierra representa la humanidad. La rebelión instigada por Satanás mata con fuego el elemento que dentro del hombre produce vida y lo desvía induciéndole a construir algo en contra de Dios. Eso fue lo que sucedió en Babel y, según el mismo principio, lo que ha sucedido en toda la historia humana.
Hacer ladrillos requiere labor humana, mucha labor. El hombre, por haber rechazado a Dios, tiene que laborar para construir algo. Toda la historia humana es un relato de lo que el hombre construye con su labor y con la tierra (la humanidad) usada incorrectamente. Babel fue construida usando incorrectamente la tierra además de la labor humana.

EDIFICAR UNA VIDA (SISTEMA) FABRICADA POR EL HOMBRE
PARA DEJAR FUERA A DIOS

c. Construyen una ciudad para tener una vida
fabricada por el hombre y desprovista de Dios

Construir con la labor humana usando la tierra incorrectamente equivale simplemente a edificar una vida fabricada por el hombre, una vida desprovista de Dios. La ciudad construida en Babel no podía producir nada. Estaba desprovista de Dios y de vida. Observe la cultura humana, la sociedad y la condición del mundo. ¿Qué está haciendo la gente? Está quemando la tierra y haciendo ladrillos para construir una ciudad sin Dios y sin vida. Esta es la sociedad actual. Cada sociedad es una Babel. La sociedad actual está construida con ladrillos hechos por hombres que queman el elemento productor de vida de la tierra creada por Dios. En la sociedad actual, cada organización quema la tierra para hacer ladrillos y edificar a Babel sin Dios y sin vida.
¿Ha visto usted una sociedad que no haga eso? Si la ha visto, ésa debe ser la iglesia. La iglesia no quema la tierra; la iglesia labra la tierra y siembra semilla en ella. La iglesia no edifica una ciudad sin vida y sin Dios, sino una ciudad llena de Dios y de vida. En la iglesia, el edificio está hecho de piedras preciosas, y no de ladrillos, que proceden de la quema de la tierra
La gente quema la tierra y hace ladrillos no sólo en la sociedad secular, sino también, hasta cierto grado, en la supuesta sociedad cristiana, en el cristianismo. Ellos queman por completo el elemento que produce vida para edificar una ciudad sin Dios y sin vida. Espero que en la iglesia, todos vean la diferencia entre la iglesia y una sociedad. La iglesia es única en el sentido de que no quema la tierra. La iglesia labra la tierra, siembra semilla en ella, y la riega. Esta semilla de vida, la cual es Cristo, crecerá y producirá materiales para la edificación de la santa ciudad de Dios. Es lo que hace la iglesia. No obstante, todas las sociedades, incluyendo a los que se llaman grupos cristianos, queman el elemento que produce vida, para edificar una ciudad sin Dios y sin vida. Pero aquí en la vida de iglesia no quemamos la tierra, sino que la regamos. Llevamos a cabo la obra de sembrar y cultivar. Estamos labrando, sembrando, regando y cultivando; no quemamos ni matamos. Tenemos efectivamente un edificio, el edificio de Dios, pero no está construido con ladrillos hechos por el hombre ni con labor humana, sino con piedras creadas y transformadas por Dios, y con la obra divina.


EDIFICAR LA TORRE COMO DECLARACIÓN PÚBLICA DE INDEPENDENCIA

(TODA PUBLICIDAD Y AUTO-PROMOCIÓN ES UNA TORRE)

d. Construyen una torre para declarar que renuncian a Dios

Cuando yo era joven, no entendía por qué la gente de Babel construía una torre y una ciudad. ¿Cuál era el propósito de la torre? Si usted lee este pasaje de la Palabra santa, se dará cuenta de que la torre era una declaración a todo el universo, y especialmente a Dios, de que el hombre se había independizado de Dios y de todos los demás.
Vemos el mismo principio de una ciudad con una torre hoy en día en la sociedad humana. Una torre representa la publicidad. Incluso en la obra cristiana se puede construir una torre para hacerse publicidad. El doctor fulano de tal quizás haga propaganda como predicador mundialmente conocido. Esta propaganda es una torre; porque en tal caso, Jesucristo no tendrá un nombre tan grande como el del doctor fulano de tal, el predicador mundialmente conocido. La gente va a oír a éste, y no a Cristo. Grandes carteles y enormes propagandas son evidencias de la construcción de una torre.
Babel es el origen de Babilonia, pues Babilonia es el equivalente griego de la palabra hebrea Babel. Con el tiempo, no sólo tenemos a Babel en Génesis 11, sino también la semilla desarrollada en la Babilonia de Apocalipsis 17

La Babilonia mencionada en Apocalipsis 17 es el cristianismo actual. 

Hoy en día, muchos líderes cristianos saben que en Apocalipsis 17 Babilonia es la cristiandad. No obstante, siguen construyendo su propia Babilonia. No sólo permanecen en Babilonia, sino que la están construyendo. Quieren edificar sus torres lo más alto posible.

Un día, mientras consideraba esta situación, el Señor me mostró que la ciudad de Babel es semejante a una tumba y la torre a una lápida sepulcral. Si una tumba no tiene una lápida, está incompleta. Cuando la gente erige una señal para hacer propaganda, debería darse cuenta de que es en realidad una lápida sepulcral, o sea, una señal de muerte.

e. Se hacen un nombre
para negar el nombre de Dios

También construyeron la torre para hacerse un nombre. En su intento de hacerse un nombre, negaron al nombre de Dios, es decir, negaron a Dios mismo. Lo que más ofendió a Dios fue el propósito con el cual construyeron la torre de Babel: hacer un nombre para el hombre. En realidad, hacer un nombre para el hombre significa negar el nombre de Dios. Si leen detenidamente el capítulo siguiente, Génesis 12, descubrirán que cuando Abraham entró en la buena tierra, no edificó una torre para hacerse un nombre; él construyó un altar para invocar el nombre del Señor (12:7-8). Aquí en Babel, el hombre rebelde construyó una ciudad con una torre a fin de obtener un nombre para sí, pero Abraham, en la buena tierra, erigió una tienda para morar en ella y construyó un altar a fin de invocar el nombre del Señor. Ciertamente la torre hecha por los hombres en Babel constituyó una ofensa para Dios. Establecer una torre para hacernos un nombre equivale a negar el nombre de Dios. Es mejor esconder nuestro nombre. Si usted intenta hacerse un nombre, es mejor tener un mal nombre, es decir, tener mala fama.

3. El resultado

a. Esparcidos en el vivir

Como resultado de la cuarta caída del hombre, la humanidad fue esparcida en el vivir; no pudieron vivir juntos en un solo lugar (vs. 8-9). La Biblia relata que en el primer siglo, la iglesia no fue esparcida. La iglesia se extendía. Del mismo modo, en todas nuestras migraciones, nos extendimos. La dispersión significa división. Pero nosotros no estamos divididos. Somos uno y nos extendemos. Esperamos que más iglesias sean establecidas en los años venideros. Pero eso no será una dispersión, sino una maravillosa extensión. La iglesia no va a dispersarse; va a extenderse.

b. Confundidos en el idioma

Segundo, como resultado de la cuarta caída, la humanidad fue confundida en su lenguaje; y no pudo hablar el mismo idioma (vs. 7, 9). En Babel la lengua fue confundida. Como dije en el mensaje treinta y cuatro, el lenguaje es la afirmación, la expresión, de nuestros conceptos. En la iglesia no deberían existir varias clases de enunciaciones, porque en la iglesia deberíamos tener un solo sentir. En Romanos 15:5-6, 1 Corintios 1:10 y Filipenses 2:2, el apóstol Pablo exhortó a los creyentes a tener un solo sentir. Nosotros tenemos una sola mente. Algunas personas nos critican severamente, diciendo que todas las iglesias locales son idénticas, hablan lo mismo y tienen el mismo concepto. Aunque ellos afirman que eso es terrible, yo pienso que es maravilloso. Es lo contrario de Babel.
La maldición siempre conduce a la confusión. Si en la iglesia en Anaheim, tenemos diferentes ideas y opiniones, eso es señal de que la maldición ha caído sobre nosotros. En todos los años que he estado en la obra, nunca he pronunciado una sola palabra de disensión. Esto no significa que en cada aspecto yo era idéntico a los demás colaboradores, pero sí me di cuenta de que no debería ser una persona bajo la maldición. Todo disidente estará bajo maldición. ¡Tengan cuidado! No sean disidentes. Si son disidentes, serán los primeros en estar bajo la maldición. La bendición de vida eterna que Dios envía, reposa sobre la unidad (Sal. 133:3). Le doy gracias al Señor porque en el transcurso de los años no he recibido maldición, sino bendición, porque nunca fui disidente con los colaboradores. En la vida de iglesia debemos mantenernos alerta y no decir cosas distintas. No intente exhibir su inteligencia o su perspicacia. No intente mostrar que es mejor ni más grande que los demás. La persona más perspicaz es aquella que recibe la bendición, y recibir la bendición depende del hecho de hablar la misma cosa. Romanos 15:5-6 habla de que debemos tener una sola mente y hablar al unísono. La iglesia debería tener una sola boca porque es un solo cuerpo. Mírese usted mismo. ¿Cuántas mentes y cuántas bocas tiene? Por supuesto, usted tiene una sola mente y una sola boca. Si tuviera dos mentes, tendría muchas dificultades. La razón por la cual el cristianismo actual tiene tantos problemas es que hay miles de mentes. El cristianismo actual casi no tiene manos ni pies; sólo tiene mentes y bocas. Cada miembro forma una boca. Cuando me encontraba en esa situación, no podía escuchar nada más que: “No estoy de acuerdo con eso”, o “No creo en esto”, o “No me parece”. Las esposas ni siquiera estaban de acuerdo con sus maridos, ni los hijos con los padres. Esta es la situación predominante en el llamado cristianismo. Esta es la razón por la cual el cristianismo está lleno de maldición.
¿Qué tenemos en la vida de iglesia? Tenemos la bendición porque tenemos una sola mente y una sola boca. Si usted visita la iglesia en Hong Kong hoy y la iglesia en Tokio mañana, quedará sorprendido al oírles hablar la misma cosa. Hace poco estuve un mes en Taipéi y luego pasé unos días en Corea y en Japón. Los creyentes de Corea y los de Japón hablaban lo mismo que los de Taipéi. A pesar de no entender el coreano ni el japonés, podía comprender sus labios. Sus labios no estaban confundidos. Esto no es Babel sino Pentecostés. En el día de Pentecostés, los diferentes pueblos que hablaban idiomas distintos se entendieron entre sí (Hch. 2:7-11). La vida de iglesia actual es el verdadero Pentecostés. No estamos dispersos; tenemos unidad. No tenemos confusión; tenemos un solo hablar. Somos verdaderamente pentecostales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario