TRADUCTOR-TRANSLATE

jueves, 13 de enero de 2011

!NO DESMAYES! REPOSA Y CONFÍA



"Hubiera yo desmayado, si no ...! (Sal 27:13)

!No desmayes!

!Cuan grande es la tentación en estas circunstancias! !Cómo se deprime el alma, enferma el corazón y bacila la fe, ante las grandes pruebas con que nos enfrentamos en esta vida, en tiempos de pérdidas y sufrimientos especiales! Entonces decimos: "Ya no puedo soportar esto por más tiempo; estoy desfalleciendo". ¿QUÉ HARÉ?" Dios me dice que no desmaye, pero ¿qué es lo que puede HACER uno cuando está desmayándose?"

¿Qué es lo que haces cuando estás a punto de desmayarte físicamente? !TU NO PUEDES HACER NADA!, sino que en tu desfallecimiento caes en el hombro de algún amigo fuerte y querido; te apoyas firmemente sobre él, descansas y continuas apoyado y confiado.

Esto es lo que sucede cuando estamos tentados a caer bajo la aflicción. En estos casos el mensaje de Dios para nosotros no es "esforzaos y cobrad ánimo", porque Él sabe que hemos perdido nuestra fortaleza y valor; sino aquellas palabras cariñosas: "Estad quietos y conoced que yo soy Dios" (Sal 46:10).

Judson Taylor se encontraba tan debilitado en los últimos meses de su vida, que escribió a un amigo diciendo: "estoy tan débil que no puedo escribir, ni leer la biblia, ni aún siquiera puedo orar; lo único que puedo hacer es continuar apoyado en los brazos de Dios, como un niño pequeño, y confiar". Este hombre tan extraordinario con todo su poder espiritual, llegó a tal estado de sufrimiento físico y debilidad, que lo único que podía hacer era reposar y confiar, y esto es lo que Dios a todos sus amados hijos, cuando están extenuados con el cruel fuego de la tribulación.

No trates de ser fuerte, sino estate quieto y conoce que el es Dios y Él te sostendrá y ayudará.

"Dios guarda sus mejores remedios consoladores
para los desmayos más profundos"

"Esfuérzate y aliéntese tu corazón" (Sal 27:14)

(Tomado de "Manantiales en el Desierto")



No hay comentarios:

Publicar un comentario