TRADUCTOR-TRANSLATE

martes, 3 de abril de 2012

GOTAS DE SABIDURÍA PARA VENCEDORES, Administrador

Isaías 30:21
Entonces tus oídos oirán a tus espaldas palabra que diga: 

Este es el camino, andad por él; 
y no echéis a la mano derecha, ni tampoco torzáis a la mano izquierda.




Te sales del camino cuando tomas la situación en tus manos. Esto hace que la pelota ahora esté en tu tejado. Para VOLVER al camino devuelve la pelota al tejado del Espíritu Santo.

Vives en derrota y tratas de enseñar a otros como vivir una vida victoriosa. 
Estás en la cárcel y pretendes decirle a otros como vivir en libertad. 
Para VOLVER al camino cállate y espera a salir  libre
(“Pronto el que está en cadenas será puesto en libertad; 
no morirá para ir a la fosa, ni le faltará su alimento"-Is. 51:14)

¡Díselo primero a tu cara! (Pr. 15:13).

Te sales del camino cuando quieres la bendición de la victoria sin cambiar; es decir, la vida de Dios sin Dios, quieres ser tu propio dios. Para VOLVER al camino acepta el Señorío sometiéndote a la autoridad del trono. (Mt. 8:9)

Creces más con un gramo de obediencia que con una tonelada de oración. (Lu. 6:46)

No puedes crecer sin cambiar. (Ef. 4:22).

El Reino está tan cerca de ti como tu arrepentimiento (Mt. 3:2).

Sentarte a verlo crecer no hará que el fruto madure antes (Mr. 4:28).

Crecer duele!!! (Lu. 9:23)

Si Dios hubiera querido que retozarás todo el día, te habría hecho vaca (2ª Ts. 3:10).

¿Qué parte del NO no has entendido? (Lv. 18:26)

Enfócate en COMER y no en crecer. El que come crece. (Juan 6:57)

Prefiero herirlos con la verdad que matarlos con la mentira. (J. Hus).


Estás en CONFUSIÓN porque te has salido del camino; es decir, has perdido la lucidez y la certeza (si es que las habías conseguido alguna vez). Puedes VOLVER al camino parándote y preguntando (Jer. 6:16a).

Observa, si lo que te rodea es el desierto es que aún no has llegado a la Tierra Prometida. 
Tal vez te hayas desviado del camino. (Jer. 6:16)

Si continuas andando un camino errado, cada vez te alejas más. (Mt. 7.13)

Si estás en Madrid y continuas caminando hacia Cádiz... ¿cómo pretendes llegar a Bilbao? (He. 11:26)

Si no sabes donde estás no puedes saber cómo llegar. (Sal 107:4)

Si no sabes a donde te diriges, ¿para qué viajar? (Ef. 2:12)

Elige: ¿tus ideas o tener victoria? (Jn. 5:19)

Vuelve a elegir: ¿tener la razón o ser bendecido? (2ª Cr. 10:5)

Dices: "¿Por qué a mi?".
Te respondo: "¿Y por qué no?" (Ez. 22:30)

Tu ego te está matando. (Ro. 7:24)

¿Metiste la pata e hiciste el ridículo? ... Pues acéptalo. La vergüenza es parte de la cruz, 
matará un poco más tu ego y eso te sanará. (He. 12:2)

¿Estás padeciendo? Para esto fuiste llamado. (1ª Pe 2:21)

¿La respuesta al sufrimiento?: YO estaré contigo. (Is. 43:2)

Si pides consejo a un necio (quizás tu mismo) te dará un consejo necio. Ve a los que tienen la fruta en el árbol, ellos te darán palabra sabia. (Gé. 41:39)

Presumes de paz, gozo y victoria; fuerzas la sonrisa y el tono amable todo el tiempo (ante de los demás...). Sin embargo, por dentro estás sangrando. Déjate caer, deja de sujetarte con tus fuerzas. ¡Ríndete! Reconocer la derrota es el comienzo de la victoria. Ser derrotados por Dios es vencer 
(Peniel: Gé. 32:30).

Una vida de afectación te lleva  a la frustración. (2ª Tim. 3:5)

¿Siempre tengo yo que pedir perdón? No, el que metió la pata. ¿Fuiste tu? (Mt. 18:22)

¿Porque te empeñas en conducir con una venda en los ojos? (Is. 42:18)

Suelta el volante y métete en el maletero. Que Cristo conduzca. (Ro. 8:14)

Debajo de la ducha te mojas, si no estás debajo te ducharás en seco o como mucho salpicado. 
(Mt. 8:9;Sal. 133:1)

Cuando duela de verdad querrás tomarte la medicina. (Ju. 6:7)

¿Te cansaste? ¡La mascaste! (Pr. 24:16)

Obedece, espera, gradualmente... El que ha de venir vendrá, no tardará (He. 10:37).

Las tres eses te ayudarán: Silencio, Sosiego, Soledad,... ¡Paz! (Sal 37:7; Is. 30:15a)

Comunión, dirección, bendición.

¿Qué tengo que hacer? ¡Nada! (Sal 46:10; Sal 37:5)

¡Suelta!, El hará... (Sal 37:5)

Ah, se me olvidaba: ¡¡¡APAGA LA TELEVISIÓN!!! 
El nauseabundo aliento del diablo en tu propio salón te ha estando envenenando 
a ti y a tus hijos. Por eso tienes su mente y no la de Cristo. (1 Ju 2:16; Job 31:1)



DESEO PROFUNDAMENTE QUE ALGUNA DE ESTAS GOTAS, DESTILADAS EN MI CAMINAR CON ÉL, TE HAYA SALPICADO. 
¡UN ABRAZO MI AMADO HERMANO!


Txema Armesto

3 comentarios:

  1. Señor, concedemos tu gracia para aprender tus caminos, para no permanecer en derrota y cautividad, la gracia de negarnos a nuestra propia voluntad y Dr humillarnos delante de ti.

    ResponderEliminar
  2. Gotas que se convierten en lluvia, lluvia que riega la tierra y va al río del Señor; aguas y corriente que ni solo lleguen a nuestros pies, o a nuestras rodillas o lomos, sino hasta que perdamos el control y seamos sumergidos en ellas. Entonces el Señor tendrá el mando, el control, entonces participaremos de Tabernáculos, de Su reposo, de la victoria de Su manifestación.

    ResponderEliminar