TRADUCTOR-TRANSLATE

lunes, 2 de abril de 2012

LA IGLESIA QUE DESAFÍA A CRISTO


Corona Regia

Esther, capítulo 1:

La IGLESIA babilónica (reina Vasti) continua desafiando y dando la espalda a Su marido CRISTO (rey Asuero). No quiere dejar SU propia fiesta (OBRAS CARNALES Y MUERTAS) para poder acudir a la FIESTA del Rey. 

Es por eso que el Rey no puede exhibir al MUNDO las riquezas de la gloria de Su Reino, ni el brillo y la magnificencia de Su poder; pero, sobretodo, a Su preciosa Reina con la corona regia (IGLESIA GLORIOSA sin mancha ni arruga).

La Iglesia (Vasti) continúa rechazando el llamado del Espíritu y de los profetas (el eunuco Memucán) a cumplir la orden de Asuero. 

Hoy Memucán está sugiriendo al Rey que la reina no sea traída más a Su presencia y que se elija otra esposa para que sea Su nueva Reina (ESTHER), entre las jóvenes vírgenes y bellas (REMANENTE-VENCEDORES).

IGLESIA, ¿CUANDO DEJARÁS DE DESAFIAR AL REY Y DE RIVALIZAR CON ÉL?

Reina Esther (La Iglesia Gloriosa)


Est 1:1 Aconteció en tiempo del rey, el Asuero, que reinó desde la India hasta Etiopía sobre ciento veintisiete provincias,

Est 1:2 que en aquellos días, cuando fue afirmado el rey Asuero sobre el trono de su reino, el cual estaba en Susa capital del reino,

Est 1:3 en el tercer año de su reinado hizo banquete a todos sus príncipes y cortesanos, teniendo delante de él a los más poderosos de Persia y de Media, gobernadores y príncipes de provincias,

Est 1:4 para mostrarles las riquezas de la gloria de su reino, el brillo y la magnificencia de su poder, por muchos días, ciento ochenta días.

Est 1:5 Y cumplido este tiempo, hizo el rey otro banquete por siete días en el patio del huerto del palacio real a todo el pueblo que había en Susa, capital del reino, desde el mayor hasta el menor.

Est 1:6 El cortinaje era de blanco, verde y azul, tendido sobre cuerdas de lino y púrpura en anillos de plata y columnas de mármol; los reclinatorios, de oro y de plata, sobre enlosado de pórfido y de mármol, y de alabastro y de jacinto.

Est 1:7 Y daban a beber en vasos de oro, diferentes unos a otros, y mucho vino real, de acuerdo con la generosidad del rey.

Est 1:8 Y la bebida era según esta ley: Que nadie fuese obligado a beber; porque así lo había mandado el rey a todos los mayordomos de su casa, que se tratase a cada uno según su deseo.

Est 1:9 Asimismo la reina Vasti hizo banquete para las mujeres, en la casa real del rey Asuero.

Est 1:10 El séptimo día, estando el corazón del rey alegre del vino, mandó a Mehumán, Biztá, Harboná, Bigtá, Abagtá, Zetar y Carcás, los siete eunucos que servían delante del rey Asuero,

Est 1:11 que trajesen a la reina Vasti a la presencia del rey con la corona regia, para mostrar a los pueblos y a los príncipes su belleza; porque era muy hermosa.

Est 1:12 Mas la reina Vasti no quiso comparecer a la orden del rey enviada por medio de los eunucos; y el rey se enojó mucho, y ardiendo en ira,

Est 1:13 preguntó a los sabios que conocían los tiempos (porque acostumbraba el rey con todos los que sabían la ley y el derecho, a sentarles a su lado como primeros del reino).

Est 1:14 Y estaban junto a él Carsená, Setar, Admatá, Tarsis, Meres, Marsená y Memucán, siete príncipes de Persia y de Media que formaban parte del consejo real, a los que el rey

Est 1:15 preguntó qué se había de hacer con la reina Vasti según la ley, por cuanto no había cumplido la orden del rey Asuero enviada por medio de los eunucos.

Est 1:16 Y dijo Memucán delante del rey y de los príncipes: No solamente contra el rey ha pecado la reina Vasti, sino contra todos los príncipes, y contra todos los pueblos que hay en todas las provincias del rey Asuero.

Est 1:17 Porque este hecho de la reina llegará a oídos de todas las mujeres, y ellas tendrán en poca estima a sus maridos, diciendo: El rey Asuero mandó traer delante de sí a la reina Vasti, y ella no vino.

Est 1:18 Y desde ahora dirán esto las señoras de Persia y de Media que oigan el hecho de la reina, a todos los príncipes del rey; y habrá mucho menosprecio y altercados.

Est 1:19 Si parece bien al rey, salga un decreto real de vuestra majestad y se escriba entre las leyes de Persia y de Media, para que no sea quebrantado: Que Vasti no venga más delante del rey Asuero; y el rey haga reina a otra que sea mejor que ella.

Est 1:20 Y el decreto que dicte el rey será oído en todo su reino, aunque es grande, y todas las mujeres darán honra a sus maridos, desde el mayor hasta el menor.

Est 1:21 Pareció bien este consejo a los ojos del rey y de los príncipes, e hizo el rey conforme al dicho de Memucán;

Est 1:22 pues envió cartas a todas las provincias del rey, a cada provincia conforme a su escritura, y a cada pueblo conforme a su lenguaje, diciendo que todo marido fuese señor de su casa; y que se publicase esto en la lengua de su pueblo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario