TRADUCTOR-TRANSLATE

martes, 27 de diciembre de 2011

LOS DIFERENTES TIPOS DE PERSONAS EN LA TIERRA EN LA G. TRIBULACIÓN (Juicio a las Naciones)




(Del ESTUDIO-VIDA DE APOCALIPSIS-MENSAJE VEINTIOCHO-LA SÉPTIMA TROMPETA- Véase el estudio completo en:  http://www.librosdelministerio.org/books.cfm?id=%24%28%25%3B%2CS%40%20%20%0A-Los resaltados y notas parentéticas en letra azul más pequeña, no son del autor)


(Administrador: Del estudio que se sigue podemos colegir que a finales de los tres años y medio finales, la Gran Tribulación, en la tierra coexistirán: 1- los cristianos no arrebatados por inmadurez; 2- el remanente judío sellado; 3- personas temerosas de Dios "ovejas", entre las naciones; 4- Satanás, el Anticristo, el Falso Profeta y sus seguidores "cabritos".) 



D. Confiere el galardón

1. A los profetas y a los santos

El versículo 18 también dice que el tiempo ha llegado “de dar el galardón a Tus esclavos los profetas, y a los santos, y a los que temen Tu nombre, a los pequeños y a los grandes”. El galardón será dado por el Señor a Sus fieles a Su regreso (22:12; Mt. 16:27). El juicio de los profetas y de los santos se llevará a cabo ante el tribunal de Cristo (2 Co. 5:10). El propósito de este juicio será determinar entre las personas salvas quién será digna de recibir el galardón y quién necesitará más disciplina. El galardón para los profetas y para los santos se dará después de la resurrección y del arrebatamiento de los santos (1 Co. 15:23, 52; 1 Ts. 4:16-17).

La séptima trompeta de Apocalipsis 11 es la final trompeta de 1 Corintios 15. A la final trompeta los santos que hayan muerto resucitarán y, juntamente con los que estén vivos, serán arrebatados a los aires. No es bíblico decir que el arrebatamiento de la mayoría de los santos sucederá antes de la tribulación. ¿Cómo pueden decir que Cristo vendrá visiblemente antes de la tribulación? La Biblia es muy clara en este respecto. Pablo dice que los santos que estén vivos no precederán a los que murieron, y que cuando suene la última trompeta, los santos que hayan muerto resucitarán. Todos tenemos que admitir que la trompeta final es la séptima trompeta. Después de la séptima trompeta no habrá más trompetas. Antes de la séptima trompeta, están la quinta y la sexta, que son las partes principales de la gran tribulación. Puesto que muchos santos serán arrebatados cuando suene la séptima trompeta, lo cual sucede al final de la gran tribulación, ¿cómo podría uno decir que el arrebatamiento de la mayoría de los santos sucederá antes de la gran tribulación? No se deje limitar por las enseñanzas tradicionales de hoy, que son superficiales e inexactas. Necesitamos tomar la palabra pura de la Biblia. Cuando suene la séptima trompeta, los santos que hayan muerto serán resucitados, y los que estén vivos serán arrebatados juntamente con ellos a los aires. Sin embargo, ni siquiera en ese entonces Cristo habrá regresado. Durante ese tiempo El permanecerá en los aires. Después de este arrebatamiento, Cristo establecerá Su tribunal de juicio para decidir quién recibirá el galardón y será parte de su ejército vencedor, y quién necesitará más disciplina y castigo.

2. Al pueblo que teme a Dios

Cristo también recompensará al pueblo que teme a Dios. Apocalipsis 11:18 también menciona específicamente que se le dará galardón a los que temen el nombre de Dios. El pueblo que teme a Dios consta de aquellos que obedecen al evangelio eterno, el cual consiste en temer y adorar a Dios, en no adorar a la bestia y a su imagen (14:6-7), y en proveer de lo necesario al pueblo de Dios. (Mt. 25:33-40). Luego, después de que Cristo venga a tomar posesión de la tierra y a establecer el trono de Su gloria en Jerusalén, el centro de Su reino, El juzgará las naciones, a todos los incrédulos que aún vivan. El Nuevo testamento dice que Cristo ha sido designado para juzgar a los vivos y a los muertos (Hch. 10:42; 2 Ti. 4:1). ¿Cuándo juzgará a los que viven? Después de la batalla de Armagedón y de destruir al anticristo, al falso profeta y a sus seguidores (Ap. 19:11-21). En ese tiempo todavía habrá un gran número de incrédulos en la tierra. De acuerdo con Mateo 25:31-46, Cristo reunirá todas las naciones delante de Su trono en Jerusalén y las juzgará.

Muchos piensan erróneamente que este juicio es el juicio de los cristianos en el que se determina quién es genuino y quién es falso. Considere lo que dice Mateo 25:31-32: “Pero cuando el Hijo del Hombre venga en Su gloria, y todos los ángeles con El, entonces se sentará en el trono de Su gloria, y serán reunidas delante de El todas las naciones. En el Nuevo Testamento la palabra “naciones” se refiere a los gentiles. Mateo 25:32 también dice: “Y separará los unos de los otros, como separa el pastor las ovejas de los cabritos. Este juicio no se ejecutará de acuerdo con la ley ni tampoco de acuerdo con el evangelio de gracia, sino conforme al evangelio eterno que predica el ángel en Apocalipsis 14:6-7. Durante los tres años y medio el anticristo obligará a la gente a adorar su imagen, y un ángel en medio del aire proclamará el evangelio eterno, exhortando a los moradores de la tierra a no adorar la imagen, y a temer y adorar a Dios. Algunos de los habitantes de la tierra obedecerán este evangelio eterno, temerán y adorarán a Dios, no adorarán la imagen de la bestia, y cuidarán de los judíos y de los cristianos necesitados, quienes estarán sufriendo bajo la persecución del anticristo. Así que, en Mateo 25:34-36, el Rey dice a los de Su derecha: “Venid, benditos de Mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me acogisteis; estuve desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a Mí”. Cuando estos justos le pregunten al Señor cuándo hicieron tal cosa, El les responderá: “De cierto os digo que por cuanto lo hicisteis a uno de estos Mis hermanos más pequeños, a Mí lo hicisteis” (Mt. 25:40). Estas “ovejas” entonces serán trasladadas al reino y serán las naciones durante el milenio (2:26: 12:5). Durante esos mil años, los cristianos vencedores serán correyes con Cristo; los judíos salvos serán los sacerdotes, y estos justos temerosos de Dios serán el pueblo que los vencedores regirán. Los “cabritos”, los malignos, los que siguieron al anticristo y desobedecieron al evangelio eterno, serán lanzados al lago de fuego “preparado para el diablo y sus ángeles” (Mt. 25:41). Esto ocurrirá durante el tiempo de la séptima trompeta, cuando toda la tierra haya llegado a ser el reino de Cristo.

E. Destruye a los que destruyen la tierra

La séptima trompeta también incluye la destrucción de los que destruyen la tierra. El versículo 18 dice que Cristo destruirá “a los que destruyen a la tierra. Los que destruyen la tierra incluyen a la gran Babilonia (17:2; 18:3), al anticristo (13:3), al falso profeta (13:14), a Satanás (20:7-9), y a los que los siguen (17:12-24; 19:19; 20:8-9). Todos éstos serán destruidos cuando suene la séptima trompeta.

La gran Babilonia, la religión falsa, la Iglesia Católica Romana (la Gran Ramera y, pienso yo, que todo el ecumenismo apóstata, que incluye a sus hijas rameras), debe de ser considerada como uno de los destructores de la tierra. En Apocalipsis 17:2 dice que con ella “han fornicado los reyes de la tierra”, y “los moradores de la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación”. El Señor la destruirá debido a que ella es uno de los que destruyen la tierra y a que toda la tierra ha sido corrompida por ella.

Después de destruir a la gran Babilonia, el Señor destruirá al anticristo, al falso profeta y a sus seguidores en la batalla en Armagedón. El anticristo y el falso profeta serán lanzados en el lago de fuego, y Satanás será destruido. En realidad el Señor juzgará a Satanás dos veces: primeramente atándolo y lanzándolo en el abismo antes del milenio, y luego lanzándoos al lago de fuego después del milenio. El anticristo será el primero en ser lanzado al lago de fuego. El anticristo, el falso profeta y sus seguidores, entre los cuales están los “cabritos” mencionados en Mateo 25, serán arrojados al lago de fuego antes que Satanás (Ap. 19:20; Mt. 25:41), el cual será retenido en el abismo por mil años, y finalmente será lanzado al lago de fuego. Al final del milenio, todos los muertos que no fueron salvos también serán lanzados en el lago de fuego (20:15). Para entonces todo lo negativo del universo habrá terminado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario