TRADUCTOR-TRANSLATE

miércoles, 9 de noviembre de 2011

LA PROGRESIÓN DE LA REVELACIÓN HASTA "VER" LAS IGLESIAS LOCALES



(Los resaltados en negrita son nuestros)

ESTUDIO-VIDA DE APOCALIPSIS

MENSAJE SIETE

LAS IGLESIAS LOCALES


El libro de Apocalipsis está muy bien redactado. Aparentemente, los diferentes puntos incluidos en el capítulo uno no tienen relación entre sí. Pero si los leemos desde el punto de vista de nuestra experiencia, podremos ver que uno va después del otro en una secuencia ordenada. En los últimos dos mensajes hablamos de los aspectos de la segunda venida del Señor Jesús y de que nosotros le esperamos siendo copartícipes de Su tribulación, Su reino y Su perseverancia. En este mensaje veremos las iglesias locales. Tal vez parezca que este mensaje acerca de las iglesias locales no esté relacionado con los dos mensajes anteriores, pero en nuestra experiencia sabemos que estos tres mensajes están interrelacionados. La segunda venida del Señor Jesús requiere que algunos sean copartícipes de la tribulación, el reino y la perseverancia en Jesús. La mejor manera de hacer esto es estar en las iglesias locales. Fuera de la iglesia, es difícil participar de estas tres cosas.

I. LA PROGRESION DE LA REVELACION DIVINA
EN LAS ESCRITURAS

Debemos abordar el tema de las iglesias locales considerando la secuencia progresiva de la revelación divina en las Escrituras. La revelación divina comienza en la Biblia con Dios y finaliza con las iglesias locales. Los primeros dos capítulos de Génesis y todo el Antiguo Testamento, son una revelación de Dios mismo, y los cuatro evangelios son una revelación de Cristo. Esto revela la secuencia progresiva de la revelación divina desde Dios hasta Cristo. Después de los cuatro evangelios, tenemos el libro de Hechos y las epístolas, que revelan principalmente a Cristo como el Espíritu. Por consiguiente, la revelación del Espíritu es una continuación de la revelación divina contenida en la Biblia. Después de esto se revela la iglesia. Así que, hay cuatro secciones principales de la revelación divina de la Biblia: la sección de Dios, la sección de Cristo, la sección del Espíritu y la sección de la iglesia.
Los judíos tienen solamente la primera sección de esta revelación, ya que los treinta y nueve libros del Antiguo Testamento abarcan solamente la revelación de Dios. La mayoría de los cristianos tiene más que esto; tiene el Antiguo Testamento y los cuatro evangelios. Aunque ellos tienen la Biblia completa, en realidad sólo usan el Antiguo Testamento y los evangelios. Es posible que conozcan a Dios de la manera que es revelado en el Antiguo Testamento, y que conozcan las narraciones de los evangelios sobre Cristo, pero no saben nada sobre el Espíritu de vida ni sobre la iglesia. Para muchos cristianos, la iglesia es un edificio físico. Los domingos en la mañana, muchos padres dicen a sus hijos: “Vamos a la iglesia”. De acuerdo con su concepto, la iglesia es una capilla o una catedral con una torre alta. Saben muy poco de la iglesia que se revela en la Palabra santa.
Gracias a Dios que en estos últimos dos siglos algunos cristianos han progresado en su conocimiento de la Biblia, y no sólo tienen el Antiguo Testamento y los evangelios sino también las epístolas. Estos cristianos conocen a Dios, a Cristo y al Espíritu. Sin embargo, no saben mucho sobre el Espíritu de vida. Ellos conocen el Espíritu principalmente como el Espíritu de poder, necesario para el bautismo. Saben muy poco del Espíritu que mora dentro del creyente. Aunque estos cristianos tal vez sepan algo acerca de la iglesia, solamente ven la iglesia universal, no las iglesias locales. Sin embargo, los primeros tres capítulos de Apocalipsis no tratan de la iglesia universal; se refieren claramente a las iglesias locales.
Hoy día quienes estamos en el recobro del Señor tenemos la Biblia completa: el Antiguo Testamento, los evangelios, los Hechos, las epístolas y el Apocalipsis. Yo estuve en la Asamblea de los Hermanos por siete años y medio. Durante ese tiempo, dedicamos considerable atención a los libros de Daniel y Apocalipsis. Sin embargo, la mayor parte de lo que oí acerca del Apocalipsis se relacionaba con la bestia y los diez cuernos. No tenía idea de que en el libro de Apocalipsis había iglesias locales. Inclusive, oí muy poco de la Nueva Jerusalén. Solamente se me dijo que era una ciudad celestial con mansiones celestiales, que tenía una calle de oro y puertas de perlas. ¡Alabado sea el Señor porque hoy el libro de Apocalipsis no es así! En el Apocalipsis están las iglesias locales, y el Hijo del Hombre está en medio de ellas, y también está la Nueva Jerusalén con Cristo como su centralidad y universalidad.

D. En cuanto a la iglesia

Llegamos a la última sección de la revelación divina, la revelación en cuanto a la iglesia. Es difícil conocer la iglesia debido a que Satanás, el enemigo sutil, no quiere que los cristianos vean lo que es la verdadera iglesia.

1. La iglesia universal

La iglesia como Cuerpo de Cristo (1 Co. 12:12-13) es universalmente una (Ef. 1:22-23; 4:4-6). Cristo como la única Cabeza tiene un solo Cuerpo, el cual está constituido de todos los creyentes genuinos.

2. Las iglesias locales

La iglesia universal como Cuerpo de Cristo se expresa mediante las iglesias locales. Las iglesias locales, como expresión del Cuerpo de Cristo (Ap. 1:12, 20), son localmente una (Hch. 8:1; 13:1; Ro. 16:1; 1 Co. 1:2). Apocalipsis 1:4 dice: “Juan, a las siete iglesias que están en Asia”. Asia era una provincia del antiguo Imperio Romano en la cual estaban las siete iglesias mencionadas en 1:11. Las siete iglesias estaban en esas siete ciudades respectivamente, no todas en una ciudad. Este libro no trata de la iglesia universal, sino de las iglesias locales en muchas ciudades. La iglesia se revela primeramente como iglesia universal en Mateo 16:18; luego, en Mateo 18:17, se revela la iglesia local. En el libro de Hechos la iglesia era practicada en iglesias locales, como por ejemplo, la iglesia en Jerusalén (8:1), la iglesia en Antioquía (13:1), la iglesia en Efeso (20:17), y las iglesias en las provincias de Siria y Cilicia (15:41). Con excepción de algunas cartas escritas a individuos, todas las epístolas fueron escritas a iglesias locales. Ninguna se escribió a la iglesia universal. Sin las iglesias locales no hay una expresión práctica y válida de la iglesia universal. La iglesia universal se hace real en las iglesias locales. El conocimiento de la iglesia universal halla su consumación en el conocimiento de las iglesias locales. Es un gran adelanto para nosotros conocer y practicar las iglesias locales. El libro de Apocalipsis está en un estado avanzado acerca de la iglesia, pues fue dirigido a iglesias locales. Si queremos conocer este libro, tenemos que avanzar del entendimiento de la iglesia universal a la realidad y la práctica de las iglesias locales. Solamente aquellos que están en las iglesias locales están en el ángulo o perspectiva apropiada y en la posición correcta para recibir las visiones de este libro.
En Apocalipsis 1:11 la voz le dijo a Juan: “Escribe en un libro lo que ves, y envíalo a las siete iglesias: a Efeso, a Esmirna, a Pérgamo, a Tiatira, a Sardis, a Filadelfia y a Laodicea”. Este versículo está redactado de una manera muy cuidadosa. En este versículo vemos que enviar este libro a las “siete iglesias” equivale a enviarlo a las siete ciudades. Esto muestra claramente que la práctica de la vida de la iglesia en su comienzo consistía en que había una iglesia para cada ciudad, es decir en una ciudad había una sola iglesia. En ninguna ciudad había más de una iglesia. Esta es la iglesia local. Local se refiere a cada ciudad, no a cada calle. La jurisdicción de una iglesia local debe abarcar toda la ciudad donde está la iglesia; no debe ser más grande ni más pequeña que los límites de la ciudad. Todos los creyentes que estén dentro de esos límites deben constituir la única iglesia local que hay en los límites de esa ciudad. Por consiguiente, una iglesia equivale a una ciudad, y una ciudad equivale a una iglesia. Esto es lo que nosotros llamamos las iglesias locales.
Apocalipsis 1:4 habla de “las siete iglesias”. El siete es el número de cumplimiento en la obra de Dios, como vemos en los siete días de la creación (Gn. 1:31—2:3), siete sellos (5:5), siete trompetas (8:2) y siete copas (15:7) que tienen como fin el mover de Dios en la tierra. Por lo tanto, las siete iglesias llevan a cabo el mover de Dios.
La iglesia necesita tener una expresión. Si hablamos de la iglesia sin tener la expresión de la misma, nuestras palabras sólo son teoría; no son prácticas. Se necesitan las iglesias locales para que la iglesia sea real y práctica. Si uno no tiene las iglesias locales, no tiene la iglesia. Igualmente, si no hay miembros, no existe el Cuerpo. Si no está la iglesia local, no puede existir la iglesia universal, pues la iglesia universal está compuesta de todas las iglesias locales, de igual modo que el cuerpo humano está compuesto de muchos miembros. Tener solamente la iglesia universal, es estar en una feria de vanidades. Pero nosotros tenemos las iglesias locales en la práctica. Si nos preguntan dónde está la iglesia, mostramos las iglesias en Anaheim, San Francisco, Chicago, Nueva York y en muchos otros lugares.
Algunos amigos cristianos han argüido conmigo así: “¿Por qué dice que ustedes son la iglesia y que nosotros no lo somos?” Algunas veces he replicado: “Si usted dice que ustedes son la iglesia, por favor muéstreme la iglesia. Muéstreme dónde está”. Algunos alegan que han enviado muchos misioneros al extranjero. En lo más recóndito de su ser saben que no son la iglesia. Los hechos son los hechos. ¿Si ustedes son la iglesia, por qué no se llaman la iglesia? Ustedes saben si son la iglesia o no. No pretenda ni presuma ser lo que no es. Si soy un hombre debo designarme como tal. ¿Qué más podría hacer? En 1963 fui invitado a hablar en cierto lugar en Missouri. Al final de la reunión, alguien me preguntó amigablemente y con humildad: “Hermano Lee, por favor dígame, ¿por qué ustedes se llaman la iglesia en Los Angeles?” A lo cual contesté: “Hermano, si nosotros no nos llamamos la iglesia, entonces ¿cómo nos podríamos llamar? Nosotros sencillamente somos la iglesia. Esto no es solamente la verdad sino también el hecho”. Nosotros somos lo que somos. Aunque pretendamos ser otra cosa, eso no es lo que verdaderamente somos. Antes de que el recobro del Señor viniera a los Estados Unidos, ningún grupo de cristianos afirmó ser la iglesia en Los Angeles. Por consiguiente, cuando nosotros llegamos a Los Angeles, tuvimos que llamarnos la iglesia en Los Angeles.
En Apocalipsis 1:20 leemos: “El misterio de las siete estrellas que has visto en Mi diestra, y de los siete candeleros de oro: las siete estrellas son los mensajeros de las siete iglesias, y los siete candeleros son las siete iglesias”. Cuando Juan vio las siete estrellas en la mano derecha de Cristo y los siete candeleros de oro en medio de los cuales estaba Cristo, no pudo comprender la escena, era un misterio para él. No podía entender el significado de las siete estrellas celestiales y los siete candeleros de oro. De modo que el Señor le reveló el misterio diciendo: “Las siete estrellas son los mensajeros de las siete iglesias, y los siete candeleros son las siete iglesias”. El significado no fue un misterio solamente para Juan, sino también para los creyentes de hoy. Todos los creyentes necesitan la revelación de este misterio para ver las iglesias y sus mensajeros.
Las iglesias, representadas por los siete candeleros de oro, son “el testimonio de Jesús” (1:2, 9), tienen la naturaleza divina, y resplandecen en la noche obscura localmente y también colectivamente. La naturaleza de las iglesias debe ser divina (que es lo que representa el oro). Ellas deben ser los candeleros, es decir las lámparas, que contienen el aceite (el cual es Cristo como el Espíritu vivificante), y que brillan en la obscuridad individual y colectivamente. Ellas son lámparas individuales localmente, y al mismo tiempo son un grupo, una colectividad, de candeleros universalmente. No sólo brillan localmente, sino que también llevan el mismo testimonio tanto a las localidades como al universo. Tienen la misma naturaleza y forma; tienen la misma lámpara con el mismo propósito, y están plenamente identificadas entre sí, sin tener ninguna distinción individual. Las diferencias entre las iglesias locales que se mencionan en los capítulos dos y tres son de carácter negativo, no positivo. En el aspecto negativo, son diferentes y separadas entre sí en sus fracasos; pero en el lado positivo, en naturaleza, forma y propósito, son absolutamente idénticas y están conectadas. A los creyentes les es fácil ver la iglesia universal, pero les es difícil ver las iglesias. La revelación de las iglesias locales es la máxima revelación del Señor en cuanto a la iglesia. Esta revelación consta en el libro de Apocalipsis, el último libro de la Palabra divina. Para conocer la iglesia en plenitud, los creyentes deben seguir al Señor desde los evangelios, pasando por las epístolas, hasta llegar al libro de Apocalipsis y ver las iglesias locales según se revelan aquí. En Apocalipsis la primera visión se relaciona con las iglesias. Las iglesias, con Cristo como su centro, son el punto central en la administración divina para el cumplimiento del propósito eterno de Dios.
Si no hubiera iglesias locales, yo no podría seguir viviendo; preferiría morir. Supongamos que no hay iglesias locales. ¿Qué haríamos? No tendríamos meta ni objetivo ni propósito; nuestra vida cristiana no tendría sentido. Las iglesias locales son la meta, el blanco y el significado de nuestra vida cristiana. Tal vez usted no aprecie mucho la vida de la iglesia local cuando la disfruta. Si las iglesias fueran quitadas, usted se daría cuenta de que todas las bendiciones también son quitadas. No podemos vivir sin la vida de la iglesia, pues perdemos la razón y la meta de ser cristianos.
Espero que todos nosotros, especialmente los jóvenes, veamos que el destino de la revelación de Dios son las iglesias locales. La revelación de Dios avanzó progresivamente hasta llegar a las iglesias locales. Las iglesias locales son el destino que Dios ha trazado. Dios trajo Su revelación a las iglesias locales. Esta es la razón por la cual las iglesias están llenas de revelación, luz y verdad. Fuera de las iglesias hay escasez de luz, revelación y alimento. Pero las iglesias están llenas de revelación porque ellas son el destino de la revelación de Dios. Por consiguiente, todas las riquezas de la revelación divina están aquí.
Si usted ve esto, comprenderá que nosotros no estamos exagerando nuestro celo por la iglesia. Nuestro espíritu da testimonio de esto. Cuando no testificamos de las iglesias locales, nuestro espíritu es debilitado. Siempre que tratamos de ser prudentes para no provocar oposición, evitando hablar en cuanto a la iglesia, nos sentimos amortecidos en nuestro interior. Pero cuando hablamos confiadamente de la iglesia local, somos animados, nuestro espíritu es avivado y enardecido, y sentimos deseos de gritar, llorar y exclamar. Reconozco que es mejor no ofender a la gente; sin embargo, cuando trato de no ofender a la gente, ofendo al Señor. Cuando le digo claramente a la gente que las iglesias locales son el destino que Dios ha dispuesto, siento al Señor conmigo. De acuerdo con la Biblia, el Hijo del Hombre, Cristo, anda en medio de las iglesias locales. Si usted busca a Cristo, tiene que venir a las iglesias locales. El Hijo del Hombre se mueve entre las iglesias, y las cuida. Si usted desea ser partícipe de este cuidado, debe estar en las iglesias locales. La carga que tenemos hoy es conducir al pueblo de Dios a la meta que El ha establecido, y nuestro propósito es ayudar a los santos a llegar a esta meta.
Antes de venir a las iglesias locales, éramos vagabundos. Nunca tuvimos el sentir de haber llegado a nuestro hogar o de haber llegado a nuestro destino. Pero el día que llegamos a las iglesias locales, tuvimos la certeza de haber llegado a nuestro hogar. Después de vagar por años, supimos que finalmente habíamos arribado a nuestro destino. Cuando llegamos a la vida de la iglesia local, algo profundo dentro de nosotros dijo: “Este es el lugar”, y supimos que estábamos en nuestro hogar. No tenemos que vagar más porque hemos llegado a nuestro destino. Hoy día muchos cristianos que buscan a Dios con seriedad son viajeros; viajan de una denominación o grupo a otro. Pero el día que llegamos a la vida de la iglesia, nuestro vagar cesó. Las iglesias locales son lo que Dios desea hoy. Esta es la última estación de Su revelación. Nosotros necesitamos simplemente vivir la vida de la iglesia local. Nuestro testimonio es que no somos una organización, sino la expresión local del Cuerpo de Cristo.

III. LA MANERA DE VER LA REVELACION
Y DE CONOCER LA MANIFESTACION DE DIOS

A. Separarse para Dios

Para ver la revelación de Dios y para que Su manifestación sea real para nosotros, necesitamos separarnos para Dios. El apóstol Juan estaba completamente separado para Dios en la isla de Patmos (1:9). El también fue conducido a la puerta del cielo (4:1) y a un monte alto y grande (21:10), de esta manera vio la revelación de Dios y conoció la manifestación de Dios. Hoy día muchos cristianos que hablan de la iglesia no ven las iglesias locales; esto se debe principalmente a que no están separados para Dios.

B. Estar en el espíritu humano

En Apocalipsis 1:10 dice: “Yo estaba en el espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta”. El libro de Apocalipsis no solamente hace énfasis en el Espíritu de Dios como el Espíritu siete veces intensificado que lleva a cabo el mover siete veces intensificado de Dios, sino también en nuestro espíritu humano como el órgano con el cual podemos estar conscientes del mover de Dios y responder al mismo. Sólo nuestro espíritu humano puede responder al Espíritu de Dios. El libro de Apocalipsis está compuesto de cuatro revelaciones principales: la visión de las iglesias (caps. 1—3); la visión del destino del mundo (caps. 4—16); la visión de la gran Babilonia (caps. 17—20; y la visión de la Nueva Jerusalén (caps. 21—22). Para recibir estas cuatro visiones, Juan estaba en su espíritu (1:10; 4:2; 17:3; 21:10), como se menciona en Efesios 3:5, para recibir la revelación del misterio de Cristo. Nosotros también necesitamos estar en nuestro espíritu para recibir las visiones de este libro. Esto no es simplemente un asunto de entendimiento intelectual, sino que es una realidad espiritual. En la primera visión de este libro, la visión de las iglesias, Cristo y los mensajeros de las iglesias se revelan como nunca antes, en una forma muy particular. Para entender esto, los creyentes necesitan una visión particular en su espíritu.
El día del Señor en este versículo debe de ser el primer día de la semana, el día de la resurrección del Señor (Jn. 20:1). La iglesia primitiva se reunía este día (Hch. 20:7; 1 Co. 16:2). Fue en este día cuando Juan, estando en el espíritu, tuvo las visiones de la economía de Dios. Para ver la revelación de las iglesias locales, necesitamos volvernos de nuestra mente analítica a nuestro espíritu vidente. Si permanecemos en nuestro intelecto confundimos la visión de las iglesias.

C. Oír la voz del Señor

Si los cristianos solamente entienden la doctrina relacionada con las iglesias locales, es posible que no reciban la visión. Todos los cristianos necesitan oír la voz, las palabras actuales y vivas del Señor. La voz del Señor nos conduce a la visión de las iglesias locales.

D. Volvernos a la voz del Señor

En Apocalipsis 1:12 leemos: “Y me volví para ver la voz que hablaba conmigo; y vuelto, vi siete candeleros de oro”. Para ver cualquier cosa es necesario tener la posición y ángulo correctos. El apóstol Juan primero oyó la voz (v. 10), y cuando se volvió “para ver la voz”, vio los siete candeleros. El estaba en el lugar correcto, pero también necesitaba el ángulo apropiado para tener la visión en cuanto a las iglesias; por esta razón se volvió. El caso es el mismo hoy con nosotros. Muchos cristianos necesitan ser ajustados en su posición y volverse para poder recibir la visión de las iglesias.

Ver mensaje completo en:

No hay comentarios:

Publicar un comentario