TRADUCTOR-TRANSLATE

sábado, 15 de octubre de 2011

APOCALIPSIS: La Ecomomía de Dios en los Sellos, las Trompetas y las Copas.

Bajo la etiqueta "APOCALIPSIS-Estudio-Vida-W. Lee", iremos publicando porciones esclarecedoras del Estudio-Vida de Witness Lee sobre pasajes oscuros y/o difíciles del libro Apocalipsis, sobre los cuales la cristiandad o no ha recibido luz o no, al menos, luz suficiente. El hermano Lee abunda en los estudios al respecto  de Watchmen Nee (publicados en España por CLIE en el libro "Ven, Señor Jesús") complementando, profundizando, matizando y a veces corrigiendo, según su revelación personal.
En el enlace a pie de página de LSM pueden encontrar el estudio-vida completo. Bendiciones en nuestro precioso Señor Jesucristo.

La economía de Dios
es universal y eterna

El contenido del Apocalipsis también incluye la economía de Dios. La economía de Dios es Su administración universal y eterna. En el libro de Apocalipsis vemos la administración universal y eterna de Dios, la cual llevará a cabo Su economía. Desde el punto de vista del espacio, Su administración es universal, y en cuanto al tiempo, es eterna.

1. Los siete sellos

En la administración de Dios, el primer grupo de componentes es los siete sellos. Un sello indica algo que está cerrado, que es secreto y que no está abierto al público. Los primeros cuatro sellos abarcan la historia del mundo desde la ascensión de Cristo hasta el final de esta era (6:1-8). Dicha historia es abarcada en su totalidad, aunque brevemente, en los cuatro sellos. Con la apertura de estos sellos vemos cuatro caballos, cada uno de los cuales tiene un jinete. El jinete del primer caballo es la predicación del evangelio; el del segundo caballo es la guerra; el que monta en el tercer caballo es el hambre, y el cuarto jinete es la muerte. De manera que en los primeros cuatro sellos tenemos el evangelio, la guerra, el hambre y la muerte. Si usted conoce la historia del mundo, se dará cuenta de que ésta ha sido la situación reinante en estos veinte siglos. Desde la ascensión de Cristo, el evangelio ha sido predicado. A lo largo de los siglos, juntamente con la predicación del evangelio ha habido guerra. Desde que el Imperio Romano envió sus ejércitos a destruir la ciudad de Jerusalén en el año 70 después de Cristo, la guerra ha sido intensificada siglo tras siglo. En el comienzo de este siglo tuvimos la primera guerra mundial, y después de ésta hubo otra más intensa, la segunda guerra mundial. La guerra siempre causa hambre, y el hambre causa la muerte. Estos cuatro caballos son el contenido de los primeros cuatro sellos.
El quinto sello consta del clamor de los santos que murieron como mártires (6:9-11). Esto ocurrirá al final de esta era y casi al comienzo de la gran tribulación. A lo largo de los siglos muchos santos han muerto como mártires debido a la predicación del evangelio. Casi al final de esta era esos santos clamarán a Dios pidiendo venganza.
El sexto sello, que se abrirá justo antes de la gran tribulación, constituye el gran terremoto que sacudirá la tierra y el cielo (6:12-17). Cuando se abra el sexto sello, habrá un gran terremoto (6:12), el cual será una advertencia para los moradores de la tierra. Algunos hombres perversos dicen: “¿Quién es Dios? ¡Nosotros somos Dios!” Aunque ellos digan que son Dios, cuando el verdadero Dios venga y sacuda la morada donde habitan, entonces sabrán quién es Dios. He conocido algunas personas que han polemizado conmigo diciendo: “Señor Lee, usted predica sobre Dios. ¿No sabe usted que nosotros somos Dios?” Les contesto: “Veamos quién es Dios. Aunque Dios tiene cierta tolerancia, ésta es limitada. Un día usted va a agotar la paciencia de Dios, y El con Su dedo pequeño sacudirá la tierra. Entonces usted sabrá quién es Dios”. Antes de que comience la gran tribulación, Dios va a enviar una advertencia a todos los moradores de la tierra para que recuerden que hay un Dios. Cuando se abra el sexto sello, Dios no solamente conmoverá la tierra sino también los cielos. En Apocalipsis 6:12, 13 leemos: “Hubo un gran terremoto; y el sol se puso negro como saco hecho de crin, y la luna se volvió toda como sangre; y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera arroja sus higos verdes cuando es sacudida por un fuerte viento”. En ese entonces, la tierra ya no será un lugar reposado donde los hombres perversos puedan jactarse.
El sello más difícil de entender es el séptimo. El séptimo sello, el cual se extenderá por la eternidad, consta de siete trompetas. No confundan los siete sellos con las siete trompetas. Los sellos son abiertos en secreto, pero las trompetas se tocan en público. Cuando usted sella algo, lo vuelve secreto y privado, pero cuando toca una trompeta, lo hace en público.

2. Las siete trompetas,
el contenido del séptimo sello

Las siete trompetas son el contenido del séptimo sello. En las primeras cuatro trompetas viene juicio sobre la tierra, el mar, los ríos, el sol, la luna y las estrellas, (8:7-12). Como resultado de los juicios de las primeras cuatro trompetas, la tierra dejará de ser un lugar apropiado para la subsistencia del hombre. La quinta trompeta, que es el primer ay de juicio para el hombre, marcará el principio de la gran tribulación (8:13—9:11). Como veremos, la gran tribulación será terrible. La sexta trompeta, que es el segundo ay y que trae más juicio sobre el hombre, es parte de la gran tribulación (9:12-21). La séptima trompeta es bastante complicada. Consta del reino eterno de Cristo, el tercer ay, que comprende las siete copas, el juicio de los muertos, la recompensa de los santos y de los que temen a Dios, y la eliminación de los que destruyen la tierra (11:14-18). El tercer ay, que es el segundo componente de la séptima trompeta, será la conclusión de la gran tribulación. Después de esto, serán recompensados los profetas, los santos y los que temen el nombre de Dios. A través de las generaciones, han surgido estas tres clases de personas. La mayoría de los profetas proceden del Antiguo Testamento, la mayoría de los santos vienen del Nuevo Testamento, y los que temen el nombre de Dios surgirán durante la gran tribulación. La séptima trompeta incluye la recompensa que el Señor dará a estas tres clases de personas. La séptima trompeta también comprende el juicio de los muertos y la eliminación de los que destruyen la tierra. Los que destruyen la tierra son Satanás, el anticristo, el falso profeta y todos los que los siguen. Por lo tanto, la séptima trompeta abarca el período que va desde que termina la tribulación hasta la eternidad.

3. Las siete copas

Las siete copas, que son parte del contenido negativo de la séptima trompeta, las plagas de la ira de Dios derramada sobre los hombres, traerán la culminación de la gran tribulación (15:1, 6-8; 16:1-21). Las siete copas, igual que los siete sellos y las siete trompetas, están compuestas de un grupo de los primeros cuatro, y de otro que comprende el quinto, el sexto y el séptimo. Este agrupamiento es muy significativo. Indudablemente el escritor del Apocalipsis tiene que haber sido Dios. ¿Quién mas habría tenido la sabiduría para escribirlo? Si este libro fue escrito según lo que se imaginó Juan, entonces Juan tiene que ser Dios. El libro de Apocalipsis está redactado de una manera maravillosa.



http://www.librosdelministerio.org/books.cfm?id=%24%25X%3C%2CX%20%20%20%0A

No hay comentarios:

Publicar un comentario